Por Dra. Estrella Flores-Carretero.

¿De qué manera pueden las organizaciones prevenir el acoso laboral? Sería una mentira descarada decir que el bullying en la oficina es irreal, que los acosadores se quedan en el colegio. Tristemente, el hostigamiento es un mal que se puede dar en cualquier ámbito social.

El mobbing es solo la expresión renovada del bullying escolar. Un niño que acosa no suele ser el más querido, ni el más valiente. Su problema es que debe aprender a ser empático. En cambio, un adulto que practique el acoso psicológico, debe ya tener en claro que su actitud es reprochable.

Las organizaciones deben tomar medidas para ayudar a prevenir el acoso laboral. Cada empleado debe sentir agrado en lo que hace, pero también debe sentir la seguridad y la confianza de compartir con sus compañeros, de opinar sin temor, de sentirse querido y respetado en su puesto de trabajo.

Quienes hemos padecido de bullying entendemos de cerca el sufrimiento que padecen por años sus víctimas y la importancia de prevenir el acoso laboral. Por eso si queremos combatirlo, hay que conocerlo desde sus entrañas, saber cuáles son los tipos de acoso laboral, cómo podemos identificarlo y de qué manera ayudar en su erradicación.

prevenir el acoso laboral ieie

4 Claves para prevenir el acoso laboral o el bullying en la oficina

¿Qué es acoso laboral o mobbing?

Si queremos entender cómo prevenir el acoso laboral, primeramente hay que conceptualizarlo. Por ello, quiero compartirles la definición publicada en Economipedia, la cual define al mobbing o bullying en la oficina como una serie de conductas de menosprecio y violencia hacia un trabajador.

Este tipo de acciones pueden venir tanto de un compañero como de superiores y puede afectar seriamente la productividad de la persona, así como su salud mental. Prevenir el acoso laboral es una de las grandes tareas dentro del mundo corporativo para crear un mejor clima organizacional.

¿Cuándo se considera que hay acoso laboral?

Por supuesto, se debe tener en claro que no todo conflicto laboral puede ser señalado como bullying en el trabajo, ya que si bien el hostigamiento puede desarrollar problemas de mayor índole, una situación puede ser diferenciada completamente de la otra por las siguientes características:

  • Entre los aspectos que pueden servirte para distinguir cualquier conflicto laboral del hostigamiento, tienes que tener en cuenta la intencionalidad, ya que no es lo mismo tener una discusión por un proyecto específico o ser testigos de un momento de ira en el trabajo, que sufrir constantes ataques personales.
  • También para prevenir el acoso laboral, hay que analizar la frecuencia de los hechos, ya que generalmente, el bullying en el trabajo es una acción de orden personal y repetitiva.
  • Otro factor que puede ayudarte a prevenir el acoso laboral es visualizar si en algún punto son agredidos los derechos fundamentales de alguna persona involucrada.

Ejemplos de acoso laboral

Es lamentable, pero cualquier persona que no esté al tanto de las actitudes dañinas, puede darle alas a los perpetuadores de bullying, para que sigan abusando de los demás, de ridiculizarle frente a todo el mundo. Quien te respeta, te corrige en privado.

El atosigamiento puede ser muchas veces tan sutil, que pasa desapercibido porque muchas empresas lo han normalizado como una conducta natural, aunque dañe la salud mental de la persona afectada. Estas son algunas de las conductas más comunes que debemos alertar para prevenir el acoso laboral.

Discriminación 

Es uno de los tipos de acoso laboral más comunes y suele practicarse para obligar al empleado afectado a renunciar por motivos no laborales. Se caracteriza por ocultar información, ni ascendimiento en el escalafón. Tampoco se le otorgan ciertas facilidades con las que cuentan otros empleados de su nivel.

Aplica también para la discriminación racial en el trabajo, las conductas de desprecio hacia las personas bien sea por su pertenencia a otra cultura, a la comunidad lgtb, así como el edadismo, etc. Es decir, todo lo que contribuya a la humillación de un empleado por quien es o lo que representa.

Aislamiento

Otra manera de prevenir el acoso laboral es reconociendo este comportamiento. Puede ocurrir porque existe un pobre manejo comunicativo y emocional en la empresa y no saben cómo prescindir de las labores de un empleado, especialmente cuando ha cumplido a cabalidad. 

En este caso, al sujeto afectado se le prohíbe mantener contacto con sus compañeros o clientes, se le ignora cuando habla, no se le invita a las reuniones o citas importantes, es decir; es víctima de ghosting. Esta práctica malsana suele ser común de supervisores nuevos que desean renovar plantilla.  

Pobre distribución de tareas

La asignación de tareas por debajo del nivel de un empleado o bajarle de puesto, es también otra técnica de acoso psicológico. El empleado de pronto se encuentra sin proyectos asignados, se le desmotiva al entregarle responsabilidades mínimas, además de no permitirle tener iniciativas.

Faltas de respeto y difamación

Quizás de todas las denuncias de acoso laboral, esta sea la que más sea reconocida por la evidente violencia en el trato, aunque también hay que aclarar que en este renglón también cuentan las burlas, los gritos, las injustificadas llamadas de atención y represalias.

De allí a que la ley del trabajo en países como Chile, España o Estados Unidos desde hace varios años contempla una indemnización por acoso laboral para las víctimas, así como severas sanciones económicas para aquellos empleadores que toleren tales actitudes.

Culpabilizar

¿Cuándo entregas un proyecto te critican duramente, en vez de felicitarte? ¿Notas que todo lo que haces es menospreciado? ¿Te atribuyen errores que no cometiste o te incitan a equivocarte? Hay que denunciar el acoso laboral de igual manera, cuando se busca responsabilizar de manera despectiva. 

Los abusadores muchas veces intentan manipular a sus víctimas, haciéndoles ver que todo lo que sale mal es su culpa, sin siquiera ver cuáles son los posibles fallos, lo que dificulta el aprendizaje para futuros proyectos. Insisto: los errores, de haberlos, deben servir para mejorar. 

Tipos de acoso laboral

Categorizar el mobbing es un objetivo en el cual todavía trabajan los investigadores, debido a la complejidad del comportamiento humano. No obstante, podemos apreciar una breve lista sobre cuáles son los tipos de acoso laboral que hasta ahora se han estudiado:

Por jerarquía

Para poder prevenir el acoso laboral, debemos entender que los ataques pueden venir tanto de jefes, como de los propios compañeros de trabajo y por esa razón se les ha organizado en dos estilos: de manera vertical y de forma horizontal, y puede darse en diversas direcciones:

  • Entre los de movimiento vertical está el mobbing ascendente, que es el hostigamiento realizado por uno o varios subordinados a un superior.
  • Por el contrario, el segundo en forma vertical es el mobbing descendente o bossing, que es el atropello cometido por un superior a un colaborador.
  • En cuanto al mobbing horizontal, se le define como conducta intimidatoria de un trabajador o grupo de trabajadores hacia otro que tenga su mismo rango en el organigrama empresarial.

Por objetivos

Una persona que asedia constantemente a otra en su trabajo, puede hacerlo porque es una conducta normalizada en su hogar, pero también para lograr ciertas metas en las que su víctima es un obstáculo. Conocer estos puntos puede ayudar a prevenir el acoso laboral:

  • Para evitar el despido improcedente. Algunas instituciones tienen por conducta el asedio a aquellos empleados que desean despedir, y cuya conducta no les da pie para ello. De esta manera, se evitan pagar indemnizaciones.
  • Por la falsa premisa de mayor productividad. ¿Te has topado con esos jefes que amenazan con despedirte si no cumples con los objetivos pautados? Este tipo de mobbing busca mantener sumisos a los trabajadores por temer a perder el empleo o deshacerse de aquellos que están capacitados por encima de sus supervisores.
  • Por perversidad. Este tipo de bullying en el trabajo no persigue una meta específica ni puede ser solucionado al cambiar las dinámicas laborales.

Sus razones se esconden en la personalidad manipulativa de quien lo comete, quien por lo general lo hace cuando está a solas con su víctima, ya que delante de las personas suelen ser muy encantadores y logran convencer a la gente con cierta facilidad. 

  • Por soborno. De los tipos de acoso laboral, este se fundamenta en la siembra de terror en los empleados, con el fin de hacerles calzar en lo que la empresa demande de ellos, lo cual puede ser poco ético. 

Desde quienes conocen de algún fraude de la empresa, la persecución al personal que está de baja, hasta el hostigamiento a mujeres embarazadas, la idea es hacer que el resto de la plantilla se haga una idea de lo que les puede pasar si no acatan las “reglas”.

prevenir bullying en oficina ieie

Maneras de prevenir bullying en oficina

Causas del acoso laboral

Las razones por las cuales una persona elige deliberadamente atacar a otra en su trabajo dependerán de cada victimario, pero si queremos aprender a prevenir el acoso laboral, es necesario entender que la base de todo ello es la falta de gestión emocional en los individuos. Entre los puntos destacan:

  • Baja autoestima.
  • Envidia hacia la víctima.
  • Una inexistente inteligencia emocional.
  • La carencia de habilidades sociales.
  • Problemas de índole personal.
  • Comportamiento normalizado en el hogar.
  • Malas relaciones con los superiores.
  • La ausencia de un buen ambiente organizacional.
  • Predilección de unos colaboradores sobre otros.
  • Negación a participar en ciertas propuestas de la empresa.

Consecuencias del acoso laboral

Todas las empresas están en la responsabilidad de prevenir el acoso laboral, no solo porque toca un tema ético, sino porque puede traer grandes repercusiones en el área profesional, pero también en la vida personal de las personas que lo padecen. Así que podemos hablar de los siguientes impactos:

  • Daña la reputación de la organización.
  • Se hace cuesta arriba el logro de objetivos.
  • Merma el buen clima empresarial por el temor de los empleados.
  • Problemas graves en el autoestima de las víctimas.
  • Baja productividad laboral.
  • Transformación de los problemas laborales en personales.
  • Mayor rotación de personal, lo que conlleva a más inversión en gastos en formación.
  • Pocas propuestas en innovación.

Todos los problemas anteriormente mencionados tienen un origen: el mobbing puede destruir psíquicamente a una persona. Nadie que no se sienta bien puede ser capaz de rendir en su puesto de trabajo, de mantener una conversación fluida y amigable con su equipo.

Al disparar la ansiedad, miedos, diluir la autoconfianza y minimizar a los empleados que lo padecen, es inevitable que el bullying en la oficina no afecte a la organización. Por tal razón, deben ser las empresas las primeras interesadas en ofrecer soluciones fácticas al problema.

Cómo prevenir el acoso laboral

Claro está que prevenir el acoso laboral no es una tarea imposible, pero sí de trabajo en conjunto. Una buena asesoría con nuestro equipo en Academia de emociones puede ayudar a tus empleados. Sin embargo, ten en cuenta algunos de estos puntos:

  • Detecta los focos de hostigamiento. Observar la coacción entre los miembros de un equipo de trabajo o entre jefes y subordinados para prevenir el acoso laboral, puede ser visible con facilidad, pero también puede ser una encubierta e indetectable. 

Acciones sutiles que no deben ser normalizadas, como evitar dar información a un compañero, mentir acerca de las fechas de entrega, no tomarle en cuenta para las reuniones, además de las típicas vejaciones, burlas o actitudes de hacer el vacío.

  • Cuestiona tus actitudes. Prevenir el acoso laboral empieza por cada persona, de manera individual, ya que el hostigamiento puede ser tan regularizado, que ni siquiera sus ejecutores sean conscientes de lo que están haciendo, ya que dicha conducta puede ser copiada desde el liderazgo.

El acoso psicológico está presente cuando corremos chismes, cuando boicoteamos el trabajo de alguien, cuando robamos las ideas de los demás, cuando les excluimos de un proyecto, cuando se exige en demasía o se le piden tareas que salen de sus capacidades. Para pensar…

  • Evitar girar la cara. Una de las razones por las que muchos empleados no hacen denuncias de acoso laboral, es porque se sienten poco acompañados por el resto y por la desinformación que hay al respecto. Por ello, quienes hacen bullying se suelen aprovechar.

Aunque no hayamos sido víctimas, tenemos la obligación de prevenir el acoso laboral. Vale la pena hacerse un autoexamen y analizar si hemos contribuido a ello. Desde las personas con discapacidad, los pertenecientes a otras etnias e incluso nosotras las mujeres, podemos ser presas de las malas intenciones… 

  • Hay que denunciar el acoso laboral. España lleva la delantera en casos, con un 15% frente al promediado 9%, de acuerdo a las investigaciones de sindicatos y privados. De acuerdo a Workplace Bullying Institute, un 30% de los estadounidenses lo ha padecido.

Y por si fuera poco, un 61% de esas víctimas son mujeres. Lo peor, es que el abuso parece no acabar con el teletrabajo. Quienes lo han padecido merecen una indemnización por acoso laboral, ya que pueden padecer grandes consecuencias tanto física como emocionalmente.

Cuando una empresa no sabe prevenir el acoso laboral, puede acarrear también con situaciones difíciles como fuga de talento, baja en los niveles de productividad, absentismo, produce el deterioro de las relaciones entre compañeros y jefes, desmotiva. En pocas palabras: todos pierden.

¿Qué hacer ante el acoso laboral?

Si queremos empujar en pro de prevenir el acoso laboral, es necesario llevar a cabo una serie de acciones que protegerán a los trabajadores. Las víctimas deben tomar conciencia de lo que han estado viviendo, y reconocer que estos actos de violencia pueden perpetuarse en el tiempo:

  • Lleva una libreta con las fechas, lugares y testigos de los hechos.
  • Guardar toda prueba de acoso (notas, mensajes de texto, objetos, etc.)
  • Mantén la calma ante un ataque. Evita reaccionar de manera contestataria y poco asertiva, pero afronta el hecho, porque los acosadores nunca están preparados para ello.
  • Habla con tus compañeros y cuéntales lo que te sucede. Quizás no seas la única persona afectada.
  • Busca la ayuda de un especialista en salud mental, para que te ayude a recuperar tu bienestar.
infografia prevenir el acoso laboral ieie

Infografía sobre prevenir el acoso laboral

Recomendaciones finales de cómo prevenir el acoso laboral

Si bien el bullying parece estar establecido como “natural” dentro de muchas sociedades del mundo occidental, cada vez son más los países que abren abiertamente cancha en su contra. Basta de seguir solapando comportamientos dañinos y normalizarlos en todos los aspectos de la vida. 

En la lucha para prevenir el acoso laboral, las empresas deben reconocer que requieren ayuda de profesionales en salud mental, para trabajar en pro de la eliminación de toda conducta malsana en la institución, gracias a la enseñanza de una adecuada gestión de emociones.

De igual manera, las personas afectadas también pueden ayudar a prevenir el acoso laboral al hacer las denuncias pertinentes. Aunque también es necesario ayudarles a recuperar su autoestima, a que entiendan que lo que haya ocurrido no es su culpa.

Nunca es tarde para ser mejores. Por supuesto, las personas detrás de estas actitudes también merecen ayuda, porque seguramente no saben reconocer la manera en la que se están comportando. Probablemente vengan de un entorno donde tal conducta sea común.

En espacios como los que brinda el MasterMind Latino, podemos ver que los líderes tienen una gran responsabilidad en la formación del comportamiento individual en las empresas. Y por eso, los mejores siempre serán aquellos que logren inspirar e impulsar a su plantilla.

Busquemos siempre encender la mecha de la empatía, la solidaridad y la bondad. Todas las personas merecemos vivir y trabajar en bienestar. Evitemos en la medida de lo posible generar sufrimiento al prevenir el acoso laboral, porque las palabras pueden lastimar tanto o más que un golpe físico.