El coronavirus ha marcado un precedente importante para todas las empresas, ya que aunque se estipulaban vacaciones anuales, nunca se había tenido en cuenta lo que podía pasar en caso de una pandemia. Son muchas las organizaciones las que han obligado a sus empleados a tomar vacaciones en cuarentena, pero la verdad es que estar en confinamiento no es lo mismo que vacacionar y descansar.

Vacaciones en cuarentena: ¿es posible?

Vacaciones en cuarentena: ¿es posible?

El coronavirus y las vacaciones

Toda persona tiene derecho al descanso y al tiempo de ocio apropiado, más aún en tiempos de cuarentena donde el bienestar emocional ha estado a la deriva. Más que un premio, las vacaciones son un derecho que todos tenemos para desconectarnos de la cotidianidad, para mejorar nuestra salud física y emocional, para recobrar energías e impulsar nuestro rendimiento, creatividad y comunicación con los demás.


Aprende sobre inteligencia emocional
Descarga gratis nuestro ebook en pdf

Ebook PDF sobre Inteligencia Emocional

En España durante el verano muchos turistas se vieron atrapados en sitios turísticos confinados o tuvieron que cancelar sus reservaciones. De hecho, se espera una pérdida del 4,2% del producto interno bruto mundial. Pero la salud y el bienestar no pueden estar por encima de la economía, por eso siempre debemos velar por encontrar otras alternativas laborales sin poner en riesgo la vida de los empleados.

Quizás, muchos se preguntarán si vale la pena vacacionar ahora cuando muchas personas temen perder sus puestos de trabajo, pero la realidad es que la desconexión es necesaria para una buena recuperación física y emocional. Es, en pocas palabras, un acto de responsabilidad.

Cómo promover el buen descanso durante la cuarentena

Aún no sabemos con exactitud cuándo pasará el tema de la pandemia, lo cierto es que estamos ante una nueva normalidad y las organizaciones deberán ir ajustando con sus empleados sus propios tiempos, con el fin de disminuir los índices de estrés. Muchas personas han perdido seres queridos en la pandemia, y aún no han podido vivir sus duelos de manera apropiada, otros están en aislamiento social desde hace meses.

Lo cierto es que la depresión es uno de los efectos psicológicos que puede generar una pandemia mucho mayor que la del COVID-19, por lo que debemos atender con cautela la salud mental de todos.

Vacaciones en cuarentena: ¿es posible?

Vacaciones como parte de la cultura empresarial

Promover el bienestar como un elemento indispensables del clima laboral, debe ser uno de los pilares de toda empresa, porque después de todo, son las personas que allí trabajan quienes le dan vida. Para lograrlo, es necesario que se respeten los tiempos de ocio y la vida familiar de cada uno.

En vista de la pandemia, lo recomendable es establecer tiempos de descanso a lo largo del año, en los que el trabajo se dé un permiso de desconectarse de la vida laboral, independientemente de las vacaciones regulares.

Trabajar por objetivos y no por horarios laborales

Esto dependerá mucho de la naturaleza de las organizaciones o de las obligaciones de cada cargo, pero sin duda, muchas empresas pueden permitirse ser flexibles y darle la libertad a sus empleados de trabajar según su propia agenda personal, de tal manera que al culminar un proyecto, un empleado puede tomarse un tiempo de descanso como premio a su labor sin que se le fiscalice por no hacer acto de presencia física en su oficina o por no mantenerse todo el tiempo en línea.

Cuando se permite que los equipos de trabajo sean responsables, hay mayor sensación de bienestar.

Respetar el tiempo de vacaciones

Cada persona tiene el derecho individual de descansar y desconectarse. Quizás según la situación de cada empresa y el momento que se esté atravesando, se le pida que esté disponible para contestar cualquier duda, pero hay que ser conscientes de que lo prioritario es no molestar a menos que sea extremadamente necesario.

Cuidar el estado emocional de los empleados

El tiempo en confinamiento nos ha afectado a todos a nivel emocional. El miedo, la incertidumbre, la soledad e incluso la pérdida de seres queridos han hecho que muchas personas estén padeciendo de depresión en estos instantes, aunque aún mantengan su empleo, sin embargo; es muy probable que su productividad laboral se haya reducido drásticamente.

Por ende, las empresas deben cuidar del equilibrio emocional de sus empleados, y cuidar que sus niveles de estrés laboral se mantengan bajos, que puedan conectar desde la empatía con los demás e incluso, agradecer por poder contar con ellos.

Por último pero no menos importante, es necesario que los líderes aprendan a predicar con el ejemplo, esto es; descansar cuando sea necesario, desconectarse ocasionalmente, preocuparse por su bienestar en todos los aspectos, dedicarse a otras actividades de ocio, cultivar la empatía entre quienes le rodean, y en resumidas cuentas; brindarse amor propio. El trabajo no lo es todo en la vida.

El buen descanso incluye también un buen horario de sueño. Nadie puede dar todo su potencial si no cuenta con las energías suficientes para dar lo mejor de sí.

Vacaciones en cuarentena: ¿es posible?

El bienestar como prioridad gubernamental

La salud mental no es un juego, ya que determina en buena parte la calidad de vida de las personas. Según la OMS, al menos unas 300 millones de personas padecen de depresión.

Si los gobiernos y el empresariado privado se fijasen en combatir juntos esta situación, los números bajarían considerablemente.

Comparto con ustedes la maravillosa charla TEDx de Nicola Sturgeon, Primera Ministra de Escocia, quien comparte su visión sobre el porqué el bienestar debe ser incluso más importante que el PIB.

Las vacaciones laborales son un tema que se mantendrá en el tapete durante un tiempo. Prioricemos siempre la salud colectiva, ese es el gran mensaje de estos tiempos.