Por Dra. Estrella Flores-Carretero.

¿Sabías que el trabajo no remunerado de las mujeres, de ser pagado, rebasaría en un año lo que las 50 empresas más grandes ganarían en un año? El cuidar a un padre enfermo, atender los quehaceres del hogar es una función agotadora, pero que no recibe bonificación económica alguna por ello.

La razón por la que deberían percibir un beneficio económico es bastante simple: porque las tareas de la casa son un trabajo. Resulta fácil dar por hecho que atender el hogar es la responsabilidad femenina, por lo que generalmente, este cálculo ni siquiera entra en las cuentas del PIB de cada nación.

Incluso, el propio sector servicio doméstico suele ser muy poco valorado, ya que del gran porcentaje de personas que lo llevan a cabo, una gran parte son mujeres que ni siquiera reciben beneficio social alguno a futuro para su vejez, sin contar con que muchas veces laboran en terribles condiciones.

Aunque existan hombres que también realizan estas labores, revisaremos la situación del trabajo no remunerado de las mujeres, sus aportes, la definición de trabajo doméstico, el escenario COVID-19, los estereotipos y qué podemos hacer para ayudarles a ser visibilizadas, ya que somos las más afectadas.

Situación actual del trabajo no remunerado de las mujeres en el 2021

Situación actual del trabajo no remunerado de las mujeres en el 2021

¿Cuál es el aporte del trabajo no remunerado de las mujeres?

Ser ama de casa es el típico trabajo no remunerado de las mujeres, el cual se les atañe culturalmente por pensar que es responsabilidad exclusiva de la madre, cuando en realidad es papel de todos en casa compartir tareas domésticas.

Más de una vez habrás escuchado decir: “ella no trabaja, solo se dedica al trabajo doméstico”. De modo implícito reconocen que sí es una labor, pero pareciera que no merece remuneración alguna o que simplemente basta con el dinero que se aporta para los gastos de comida y servicios.

De acuerdo a una investigación realizada por el NY Times, si se reconociera la importancia del trabajo no remunerado a todas las mujeres del mundo que lo ejercen y se les pagara por ello, tan solo en 2018 hubieran alcanzado la cifra de 10.9 billones de dólares.

Situación actual del trabajo no remunerado de las mujeres en el sector de la salud

Una de las grandes trabas que representa el trabajo no remunerado para el empoderamiento femenino, es que requieren tanto tiempo, especialmente el que ejercen las mujeres en el sector de la salud, que dedican menos tiempo al campo laboral, especialmente cuando excede las 10 horas semanales.

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud, el trabajo no remunerado de las mujeres ha sido impulsado por estereotipos de género que conciben como labor propiamente femenina tanto el cuidado de enfermos como el trabajo doméstico.

Puesto que es un factor de gran relevancia y que condiciona la vida de millones de mujeres en todo el mundo, quisiera traer a colación varios de los puntos acotados por la OPS sobre el por qué debemos discutir la importancia del trabajo no remunerado:

  • Los actores involucrados en el sector salud deben discutir las implicaciones de las mujeres en el trabajo no pagado que realizan como cuidadoras en el hogar, puesto que son un pilar importante.
  • El trabajo de las mujeres como cuidadoras de pacientes en el hogar, además de condicionar su vida laboral, social y económica, también tiene efectos negativos sobre su propia condición de salud física y psicológica.
  • Las mujeres que entran del sistema de protección social en salud es bastante reducido, ya que sus responsabilidades con el trabajo doméstico o como cuidadoras de enfermos limita su entrada al mercado laboral formal.

Qué inconvenientes ha tenido el trabajo no remunerado para las mujeres

El más grande inconveniente que presenta el trabajo no remunerado de las mujeres es que su aporte económico no se toma en cuenta para los Estados nacionales, ni para las diversas métricas económicas mundiales. Decir que es una labor de corazón no basta.

Se debe impulsar un modelo económico en el que el trabajo no pagado que realizan las mujeres sea reconocido, puesto que el sector servicio doméstico, enfermería y cuidado de niños, actividades todas realizadas por mujeres y hombres en el hogar, tienen un costo de producción y de oportunidad.

La consecuencia más notoria es que para las instituciones públicas, la academia y afines, el trabajo doméstico no remunerado no existe y por ende, estas personas se encuentran imposibilitadas de cotizar en el seguro social o de acceder a cualquier beneficio de protección, como cualquier trabajador.

Situación actual del trabajo no remunerado de las mujeres en el 2021

4 estereotipos de trabajos no remunerados para las mujeres

Una manera eficaz de reconocer esta labor es preguntarnos si seríamos capaces de pagar con tal de librarnos de ellos. Estos son los cuatro estereotipos que califican dentro del trabajo no remunerado de las mujeres.

Limpieza doméstica

Es quizás el estereotipo más común dentro del trabajo no pagado en el hogar. La mujer vela porque la casa esté limpia y en orden, la ropa lavada, planchada y guardada, además de buscar agua en aquellos hogares sin el servicio.

Cocinera

Es otro de los estereotipos más comunes dentro del trabajo no remunerado que realizan las mujeres en casa, puesto que socialmente se considera que la mujer es responsable de preparar los alimentos de todos los miembros en el hogar, sin contar con que en algunos países deben buscar leña para cocinar.

Niñera

Además del proceso de maternidad, muchas mujeres dedican años de su vida a este trabajo doméstico no remunerado, aunque no necesariamente sean ellas las madres de los niños, lo cual incluye incluso, ayudarles con las tareas escolares.

Cuidadora de enfermos o ancianos

Velar por la salud de los enfermos o el cuidado de los adultos mayores en el hogar es también parte del estereotipo que cubre el trabajo de las mujeres en casa y que, como mencioné anteriormente, merma la salud integral de quienes lo ejecutan.

Participa en el Primer Congreso Mujer Alfa

Un evento a favor de la no discriminación de la mujer, el empoderamiento y emprendimiento femenino
Ahora a petición del publico disponible hasta febrero de 2022 y aun precio increíble.

Ver el Congreso Mujer Alfa

Importancia del trabajo no remunerado de las mujeres

De acuerdo a datos de la Fundación Oxfam Intermón, el trabajo no remunerado de las mujeres en casa equivale a 12.500 millones de horas diarias, por lo que la mayoría de las veces quedan relegadas a este rol que les limita en su desarrollo personal y profesional debido a lo demandante que puede ser.

La sociedad debe concientizarse sobre la importancia del trabajo no remunerado, puesto que gracias a la labor gratuita que hacen todos los días, se sostiene la economía mundial. Como señalé al principio, si se contabilizaran dentro del PIB, serían quienes más generarían dinero.

Insisto, ¿somos conscientes del dinero que se gastaría en estas labores de tener contratados empleados del sector servicio doméstico? La sociedad entera está en deuda con las millones de mujeres que diariamente ejecutan estas tareas, porque creen que es su responsabilidad añadida con el género.

¿Por qué las mujeres dedican más tiempo al trabajo no remunerado?

A lo largo del artículo he insistido en lo demandante que es el trabajo no remunerado de las mujeres, el cual es alimentado por un estereotipo de género que está profundamente arraigado en la psiquis de millones de personas en todo el mundo.

El camino es largo. Las mismas mujeres debemos comenzar a entender que también tenemos derecho a poseer la misma cantidad de tiempo libre que los hombres, que podemos escoger libremente si ser madres o no, y que el trabajo doméstico no remunerado no es una tarea inherente a nuestra condición de mujer.

¿Qué es el trabajo doméstico?

Aunque ya hemos discutido que el mismo forma parte del trabajo no remunerado de las mujeres, según ILO, el Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos establece que la definición de trabajo doméstico es aquella labor realizada en un hogar u hogares, bien sea por un trabajador o trabajadora del área o por quien se haga responsable de las mismas.

¿Es el trabajo doméstico exclusivo de las mujeres?

La respuesta es no, sin embargo; a lo largo de este artículo hemos discutido que forma parte del trabajo no remunerado de las mujeres, pero eso es justamente parte de los patrones mentales que debemos cambiar para impulsar el liderazgo femenino.

¿Cómo el Covid 19 influye sobre el trabajo doméstico?

Una de las grandes problemáticas que arrastra el escenario pandémico es por un lado, el trabajo doméstico y por otro, el trabajo no remunerado de las mujeres, debido a la violencia de género que han padecido las mujeres, tanto en violencia doméstica como en violencia laboral.

Como destaqué en este artículo sobre las cualidades de las mujeres empoderadas, los sectores donde laboran grandes masas de mujeres fueron los más afectados por el coronavirus, situación por la cual millones de ellas perdieron sus empleos y al ser víctimas de violencia en el hogar, se vieron encerradas en casa con su agresor.

Por otro lado, millones de mujeres que ejercen el trabajo doméstico remunerado, se vieron obligadas a quedarse en casa de sus empleadores, muchas de ellas de forma obligatoria, lo que constituye claramente una conducta de explotación laboral femenina.

Esta situación ha exacerbado la desigualdad y la vulnerabilidad presentes en el trabajo de las mujeres, porque las tareas de la casa son un trabajo también. Incluso, ya que las mujeres ocupan buena parte de las vacantes en enfermería a nivel global y son las principales responsables de enfermos en el hogar, fueron las más expuestas al contagio por el virus.

Situación actual del trabajo no remunerado de las mujeres en el 2021

Recomendaciones finales sobre el trabajo no remunerado de las mujeres

Es lamentable cómo es que el trabajo no remunerado de las mujeres es una de las temáticas más graves sobre la explotación laboral femenina y que tristemente, parece tener poca relevancia para los gobiernos a nivel mundial, sea cual sea su tendencia política.

Desde el IEIE queremos ser parte del cambio y ayudar a derribar muros para que se discuta acerca del trabajo doméstico remunerado. Para nadie es un secreto que millones de mujeres sacrifican el empoderamiento femenino por cumplir con obligaciones que realmente no le son propias.

Junto a los ponentes de nuestro primer Congreso Mujer Alfa, queremos abrir un espacio y conectar a todas aquellas personas interesadas en temas de la no discriminación, los derechos de la comunidad lgtb+, además de la misoginia y machismo, el liderazgo femenino en tiempos de crisis y más.

¡Únete a esta conversación! Estamos esperando por ti.