Por Dra. Estrella Flores-Carretero.

¿Sabías que la inteligencia emocional para padres es una herramienta fundamental para crear familias más sanas? Poder entablar relaciones desde el entendimiento y la escucha empática con los niños desde muy temprana edad, es un empuje para la formación de adultos felices.

¿Qué pasaría si se aplicara en tu hogar un test de inteligencia emocional para padres de familia? Seguramente los resultados demostrarían que hay ciertas áreas en la comunicación asertiva que deben fortalecerse. La buena noticia es que con apoyo especializado, todo puede mejorar.

Es responsabilidad de cada adulto ser consciente de la manera en la que educa al niño o niños que tenga a su cuidado. De allí que la inteligencia emocional para padres sea un proceso de autoconocimiento, en donde cada quien aprende a reconocer cómo expresa lo que sienten.

A continuación, revisaremos las razones por las cuales un taller de emociones para padres de familia puede ser la mano amiga que muchos hogares necesitan para sanar sus relaciones afectivas y así evitar que ciertas conductas dañinas se sigan perpetuando.

inteligencia emocional para padres ieie

5 pasos para desarrollar la inteligencia emocional para padres

 

¿Cuáles son las emociones en la familia?

Todo lo que sentimos genera una reacción en nosotros y en los demás. La ira, la tristeza, el miedo, la alegría, tienen comportamientos asociados a ellas. Cuando hay falta de inteligencia emocional para padres, estas —especialmente las de connotación negativa—, pueden desembocar en situaciones incómodas.

Por ello, gran parte de las actividades para padres sobre inteligencia emocional buscan enseñar a cuidadores de niños y adolescentes a reconocer las emociones propias y las conductas que estas desencadenan en los demás, con el propósito de crear un ambiente familiar sano.

Los niños son como esponjas: absorben porque están constantemente observando los referentes a su alrededor. Por ello, hablar de inteligencia emocional para padres es entender la responsabilidad que todo adulto con un niño a su cuidado debe tener, en las expresiones de lo que siente.

¿Cómo nos ayuda la inteligencia emocional a convivir en familia?

Nadie nace sabiendo educar a un niño, por lo que es muy común sentir preocupación sobre cómo cultivar una buena relación como progenitores. La inteligencia emocional para padres viene justamente a brindar una mano en esta tarea, con técnicas que permiten la comprensión entre ambas partes.

Daniel Goleman, uno de los impulsores de las teorías en el manejo de emociones en la familia, conceptualiza la inteligencia emocional como: “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”. (1995)

En un mundo donde la prisa y los cambios bruscos son la orden del día, la inteligencia emocional para padres abre una rendija por donde la luz de la comprensión se puede colar en el hogar, ya que los primeros vínculos del niño, marcarán su vida y cómo se desenvolverá en sus relaciones como adulto.

Características de una familia con inteligencia emocional

En un mundo donde la falta de empatía y las frustraciones por cubrir las expectativas del otro han abierto un abismo en la sociedad, la inteligencia emocional para padres enseña a los niños la importancia de los sentimientos propios y ajenos, con el fin de ayudarles a romper con la cadena.

Quienes aprendan de las actividades para padres sobre inteligencia emocional, podrán formar familias sanas que cuenten con las siguientes características, tan fundamentales para formar adultos funcionales y capaces de impulsar relaciones desde la empatía con los demás.

Crean diálogos donde reconocen sus emociones

La invitación que hace la inteligencia emocional para padres es enseñar a todas las personas que son parte de un grupo familiar a reconocer sus emociones y a conversarlas entre todos, sin invalidar a nadie por expresar o sentir.

El uso de la inteligencia emocional en la familia impulsa a los integrantes a iniciar conversaciones con algunos de los siguientes enunciados: “estoy molesta (o) por…”, “me siento feliz porque…”. Ponerlos en práctica es una carta abierta para generar empatía.

Son honestas

La clave detrás de la inteligencia emocional para padres es la comunicación asertiva, la cual es esencial para entender cómo expresarse, pero también, para saber quedarse callado cuando la situación así lo amerite.

Por ello entre las actividades para trabajar las emociones con los padres se destaca que, en una familia sana, las opiniones de los niños y adolescentes son escuchadas y respetadas, aunque sean los adultos quienes tomen las decisiones finales.

Son responsables de sí

La inteligencia emocional para padres inicia con un profundo trabajo interior e individual, en donde cada uno de los individuos de la familia van aprendiendo a hacerse responsables de sus conductas, de lo que dicen y cómo manejan lo que sienten en su día a día.

Justamente por esa razón, las actividades para trabajar las emociones en familia están enfocadas en enseñar a los padres o representantes que los niños y jóvenes deben aprender a pensar y actuar por sí mismos, y que su guía debe servirles cuando la situación los agobia.

Son coherentes y reconocen sus errores

La clave para saber llevar las emociones y la convivencia familiar pasa por el filtro de la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Al inicio del artículo recalqué que los niños aprenden siempre están al pendiente de lo que ven y copian rápidamente todo lo que captan.

Aquellos adultos que entiendan cómo afecta la inteligencia emocional a la dignidad familiar, sabrán hacer de la vulnerabilidad una fortaleza con la que afianzar la relación con los niños de la casa al pedirles perdón u ofrecer disculpas cuando cometan errores, porque nadie está exento de ello.

Todos son auténticos

Las relaciones entre padres e hijos o entre hermanos pueden ser complejas de llevar debido a las expectativas individuales que cada cual desarrolla, por lo que la inteligencia emocional a nivel familiar supone entender al otro haciendo el máximo esfuerzo por no juzgar.

Una familia funcional permite que cada miembro pueda expresarse desde el respeto y sin temor, por ello; las actividades para trabajar las emociones con padres de familia demuestran que desarrollar esta capacidad es un acto de conciencia que debe practicarse a diario para que funcione. 

¿Cómo ser un padre con inteligencia emocional?

Cuando se trata sobre inteligencia emocional para padres, un artículo se queda realmente corto con todo lo que hay por decir sobre el tema. ¿Por qué? Porque quienes en verdad se preocupan por dejar una huella positiva en sus hijos, siempre intentarán hacerlo lo mejor posible.

Porque ser un buen padre implica entender que la importancia de las emociones en la familia pasa por la creación de un equilibrio entre decisiones que se consideren acertadas, pero también desde el reconocimiento de brindarle a cada pequeño la libertad de decidir en ciertos aspectos.

Desde el momento en que se inicia un embarazo, las personas tienden a hacerse expectativas sobre cómo será y qué hará el pequeño al nacer. La inteligencia emocional para padres les lleva a romper con la idealización y a comprender que los niños, antes de aprender a hablar o caminar, sienten.

Por esta razón es tan relevante el manejo de emociones para padres. Los adultos son responsables de sembrar en los menores a su cargo, actitudes que refuercen lo valiosos e importantes que son, porque justamente esas palabras pueden ser la diferencia en el desarrollo de una persona saludable.

actividades para trabajar las emociones en familia ieie

Es importante hacer actividades para trabajar las emociones en familia

¿Cómo trabajar las emociones en familia?

Existen diferentes técnicas que pueden ayudar a cómo trabajar las emociones con padres de familia, y que todas las personas con niños a cargo pueden empezar a llevar a cabo para mejorar las relaciones con estos, especialmente en tiempos de confinamiento.

Nunca es saludable anular lo que un niño siente o piensa. Por eso, el primer punto a trabajar entre las emociones y la convivencia familiar siempre será el reconocimiento individual, no solo como medio para generar empatía sino como la vía regular para crear una comunicación fluída. 

Una de las tácticas de inteligencia emocional para padres más comunes es la  del semáforo. Cada color indica un proceso que indica cómo actuar. El color rojo es detenerse a identificar la emoción, el amarillo es pensar lo que se siente y el verde es actuar a partir de una decisión analizada.

El juego es otra de las técnicas utilizadas en la inteligencia emocional para padres, pues son una vía de socialización y de aprendizaje que les aportará habilidades para trabajar en equipo, liderar, ser buenos compañeros, manejar la frustración y la pérdida, además de los procesos de toma de decisiones.

Y especialmente con los niños un poco más grandes, quienes ya deben aprender sobre tomar responsabilidades, trabajar la importancia de la inteligencia emocional en la familia con sus padres o representantes, les ayudará a crear acuerdos en la distribución de tareas domésticas.

5 pasos para desarrollar la inteligencia emocional para padres

Las actividades para trabajar las emociones con los padres siempre empiezan por el conocimiento individual de cada persona, porque nadie que no se haya sentado a entenderse a sí mismo puede ser capaz de comprender a los demás. Comprenderlo es fundamental para que los niños copien esta noción.

Es por eso que aprender sobre inteligencia emocional para padres requiere de muchísima constancia en su ejecución, pues su esencia está más en la práctica que en la teoría, pero se puede empezar de manera simple con estos sencillos cinco pasos:

Reconocer las emociones propias y ajenas

A lo largo del artículo se ha hecho referencia a que esta es la base de inteligencia emocional para padres. Y con ello no me refiero a abrumarles con las preocupaciones, sino hacerles entender claramente cómo te sientes porque van a ser tu copia al carbón.

Entre las actividades para trabajar las emociones con padres de familia de nuestro instituto, solemos indicar que es recomendable que los niños, desde muy pequeños, puedan asociar las emociones básicas con rostros o imágenes e incluso los personajes de cuentos, para que sepan reconocerlas en sí mismos.

Generar confianza en la relación

Cuando un niño no sabe explicarse, el uso de la inteligencia emocional en la familia permite que el adulto guíe al pequeño. Puedes iniciar con algo como: “Pienso que estás (molesto, alegre, triste, temeroso) porque (explica lo que ocurrió o lo que observaste)… ¿Es eso lo que te pasa?” y deja que se explique.

El manejo de emociones para padres también pasa por enseñarles a los niños a distinguir lo que sienten de sus conductas, porque estas últimas no siempre deben validarse. Por ejemplo, puedes usar frases como: “Entiendo que estés (triste, molesto, etc), pero ese no es motivo para que hayas (explica lo que ha hecho)”.

Impulsar la toma de decisiones desde la asertividad

Una de las claves en el manejo de emociones en la familia es entender para qué sirven estas, pues no son ni buenas ni malas, sino que tienen funciones específicas. Basados en ello, entonces se puede enseñar a los niños a hacer una buena toma de decisiones y lograr objetivos.

Entre las actividades para trabajar las emociones en familia está el enseñarle a los más pequeños que cuando el estado anímico del momento les sobrepase, es poco conveniente que tomen decisiones de las cuales pueden arrepentirse más adelante. Lo mejor será siempre esperar a que las aguas calmen.

Saber las causas y consecuencias de las emociones

La comprensión es vital para que los niños sepan lidiar con lo que sienten y con las emociones que puedan generar en otros. Para ello, es importante ayudarles a ampliar su vocabulario, para que tengan un abanico de posibilidades que vaya más allá de decir que se sienten bien o mal cuando se les pregunta.

Aprender a gestionar las emociones

Son muchos los profesionales que recurren a test de inteligencia emocional para padres de familia, para ayudar a los adultos a reconocer el nivel gestión interior que hacen de sí, lo cual es de suma importancia para poder alcanzar objetivos y ser personas exitosas.

Los padres o representantes que saben manejar la frustración y el estrés gracias a las técnicas de relajación muscular o ejercicios de respiración, serán capaces de enseñarles a sus hijos a hacerlo y por lo tanto; habrán ayudado a los pequeños a desarrollar mejor sus habilidades sociales y académicas. 

Cómo trabajar las emociones en el hogar

Trabajar la inteligencia emocional para padres es mucho más sencillo de lo que parece, incluso puede tornarse un poco divertido cuando el momento amerite el uso de juegos o didácticas. Dejaré un breve resumen de actividades que todo adulto en tutela de un niño puede hacer al respecto:

Lee cuentos con los pequeños

Las historias infantiles son una fuente de riquezas que puede utilizarse a favor de la inteligencia emocional para padres, pues muchas de ellas están escritas para que los niños puedan reconocer fácilmente las emociones de los personajes, pero también para que los pequeños lectores las experimenten.

Así que luego de un pequeño círculo de lectura, puedes aprovechar la ocasión para preguntarle al niño sobre cómo cree que se sentía el personaje de la historia en una situación específica o qué sintió en algún punto excitante de la narración, para que aprenda a identificar sus emociones.

Charlas en casa

Un hogar que genere conversaciones abiertas es un gran medidor que permite saber cómo afecta la inteligencia emocional a la dignidad familiar. Hay que permitirle a los pequeños que sepan las consecuencias que sus acciones generan en otras personas para enseñarles a ser empáticos.

En un hogar donde se ha practicado la inteligencia emocional para padres, los niños y jóvenes se sienten cómodos dando su opinión o preguntando sobre aquellos temas que les generen dudas, pero también saben disculparse y reconocer abiertamente cuando han faltado.

Enséñales a dar y recibir cariño

La importancia de la inteligencia emocional en la familia recae en demostrar abiertamente los afectos. Hay que corregir pero también dar muestras de amor, que además, refuerzan los vínculos. Es muy probable que un niño que se sabe amado se convierta en un adulto sano, capaz de amar y de saber lo que quiere.

Realiza actividades con música y pinturas

Otro modo que puede ayudar en cómo trabajar las emociones con padres de familia es usando música y dibujos. Una técnica muy sencilla consiste en pedirles que imiten sus reacciones emocionales frente a un espejo, luego que las dibujen y una vez terminen, preguntarles cuándo recuerdan haberse sentido así.

Haz de los juegos una forma de aprendizaje

La inteligencia emocional a nivel familiar también puede ser trabajada de diversas maneras. Desde las mímicas hasta conocidos juegos de mesa, hay muchas maneras didácticas de enseñarles a los niños a reconocer las emociones y qué hacer al respecto.

infografia desarrollar inteligencia emocional para padres ieie

Infografía pasos para desarrollar la inteligencia emocional para padres

Recomendaciones finales sobre cómo desarrollar la inteligencia emocional para padres

Todo hogar debe apostar por aprender más sobre la inteligencia emocional para padres, porque cada persona es diferente. Ningún niño nace con un instructivo, por lo que un cuidador siempre hará lo mejor que pueda con los recursos que tenga.

En el Instituto Europeo de Inteligencias Eficientes IEIE sabemos que la crianza puede ser una tarea complicada. Con nuestro taller de emociones para padres de familia queremos ayudarte a que cuentes con las herramientas indispensables para que construyas una relación saludable con tus hijos o pequeños a tu cuidado.

Dice Daniel Goleman: «Cuanto más abiertos estemos hacia nuestros propios sentimientos, mejor podremos leer los de los demás». La importancia de las emociones en la familia se basa en saber que el autoconocimiento es la clave para unas relaciones afectivas sanas. Y nosotros sabemos cómo ayudarte a lograrlo.