Dra. Estrella Flores-Carretero.

¿Sabías que la inestabilidad emocional en adolescentes es un trastorno muy común? Aunque los jóvenes experimentan distintos tipos de estados de ánimo, este proceso no debe confundirse con convertirse en una persona enamoradiza, porque puede ser señal de no sentirse bien mentalmente.

Así como la inestabilidad emocional en niños, de no tratarse a tiempo puede llevarlos a convertirse en personas desequilibradas, y afectar todas las áreas de la vida. Sí, los cambios hormonales juveniles pueden generar una tristeza sin motivo, pero debemos prestar atención si ello ocurre constantemente.

Según las investigaciones, se estima que un 6% de los jóvenes la desarrolla, y está muy ligada a problemas de personalidad, por lo que la inestabilidad emocional en adolescentes cuando no es tratada puede convertirse en depresión, porque conlleva a generar un sentimiento de culpa sin motivo.

La inseguridad emocional hace que sus víctimas se conviertan en alguien extremadamente voluble. Poco tiene que ver con ser personas sentimentales, y por ello es necesario ayudar clínicamente a quienes la sufren para que comiencen a trabajar en un estado de ánimo optimista y vital.

inestabilidad emocional en adolescentes ieie

Las 3 causas de la inestabilidad emocional en adolescentes en la actualidad

¿Por qué la adolescencia es una etapa de inestabilidad emocional?

Si bien es cierto que se suele asociar a la inestabilidad emocional en adolescentes con los cambios hormonales que sufren los jóvenes al pisar la pubertad, la verdad es que es un poco exagerado pensar que solo se deba a ello, y no a otros procesos que pueden afectar su vida como adultos.

Es cierto que en esta etapa van a demandar mayor privacidad, comenzarán a sentir deseo sexual, y en general; comenzarán a percibirse cada vez más adultos. Sin embargo, quienes ya hayan experimentado la inestabilidad emocional en niños pueden pasar momentos turbulentos.

La inestabilidad emocional en adolescentes lastimosamente, cuando los adultos alrededor la pasan desapercibida, suele traer como consecuencia que los jóvenes se desarrollen como personas desequilibradas, inseguras, y con grandes problemas para expresarse afectivamente.

A diferencia de los más chicos, no es verdad que los adolescentes no piensen en el futuro. De hecho, lo hacen más a menudo de lo que se puede creer, lo que puede generarles mayor ansiedad. Algunos de los temas que suelen preocuparles en exceso son:

  • Cómo mejorar el índice académico.
  • Problemas familiares.
  • La apariencia física.
  • La popularidad y el reconocimiento entre sus pares.
  • La muerte.
  • El uso de drogas o alcohol.
  • Sus primeras experiencias sexuales.
  • La búsqueda de un empleo.

Los 5 cambios emocionales en los adolescentes

Para poder entender las consecuencias de la inestabilidad emocional, y diferenciarla del proceso de desarrollo normal de esta etapa, hay que conocer primeramente cuáles son los escenarios comunes a transitar, para que en caso de desajustes, ayudarles a  sentirse bien mentalmente con ayuda profesional.

Creer que nadie los entiende

El egocentrismo suele ser un aspecto bastante común entre los jóvenes, y que no necesariamente está ligado a la inestabilidad emocional en adolescentes. Esto se debe a que están tan ensimismados en lo que les ocurre, que a menudo desarrollan un sentimiento de sentirse aislados.

Evidentemente, en el caso de aquellos que desde pequeños hayan mostrado una personalidad inestable producto de la inestabilidad emocional en niños, puede que estos síntomas se noten más exacerbados. Es necesario prestar atención para captar cualquier cuadro de posible depresión. 

Dar excesiva importancia a la opinión de otros jóvenes

Otro rasgo bastante común y que no necesariamente está asociado a la inestabilidad emocional en adolescentes es la necesidad de ser aceptados y pertenecer a un grupo. Cuando no logran encajar entre los estándares, pueden desarrollar un sentimiento de culpa sin motivo real.

Esto se debe a que, si en la infancia eran los progenitores en quienes validaba su identidad, ahora lo hará desde la perspectiva de otros chicos, lo que puede traducirse en un mayor conflicto con sus padres o cuidadores, a quienes a menudo culpabilizará por no obtener el reconocimiento de sus pares. 

Experimentar la sexualidad

Uno de los temas que más suele tocar la salud mental del adolescente es, sin lugar a dudas, el reconocimiento interior de su identidad y orientación sexual, cuando no es heteronormada. Es normal que sientan interés por la masturbación, y que sientan ganas de vivir una relación de pareja.

Aunque con frecuencia, suelen tener sus primeros encuentros sexuales más por presión social, que por gusto propio. Esto se debe a que en su necesidad de encajar, no quieren ser vistos como personas débiles emocionalmente por otros adolescentes, lo que les puede llevar a ser rechazados. 

Cambiar de humor con frecuencia

Aunque este también puede ser un síntoma inequívoco de inestabilidad emocional en adolescentes, la inseguridad y la volatilidad en la conducta puede llevarles a pensar generalmente desde una perspectiva extremista, y por ende; mostrar reacciones exageradas y que no concuerdan con los hechos. 

Debido a los cambios que están experimentando en su vida, a menudo se pueden volver personas sentimentales o más sensibles, y que ni ellos mismos logren entender lo que les ocurre, lo cual puede representar un reto para ellos, porque no cuentan con las suficientes herramientas en inteligencia emocional.

causas inestabilidad emocional en adolescentes ieie

Causas de la inestabilidad emocional en adolescentes

Desarrollar autonomía

Independientemente de que exista un cuadro de inestabilidad emocional en adolescentes, todos los jóvenes en edad de pubertad buscan valerse por sí mismos, lo que a menudo puede verse como actos de rebeldía, ya que buscarán enfrentarse a los límites de sus padres o cuidadores. 

Sin embargo, es allí donde estos últimos deben saber guiarle para que aprenda a tomar decisiones. Una falta de equilibrio en este sentido puede convertirlo en alguien voluble. En cualquier caso, aprender sobre inteligencia emocional para padres puede ayudar a mejorar la comunicación familiar.

¿Qué es la inestabilidad emocional en la adolescencia?

La inestabilidad emocional en adolescentes (TIE), es la patología mental más frecuente entre los jóvenes, caracterizada por la polarización del pensamiento y la falta de equilibrio en el estado anímico, la autopercepción, la conducta y la identidad, lo que puede generar eventualmente una disociación.

De acuerdo a las investigaciones, dicho trastorno emocional ha mermado la salud mental del adolescente durante los últimos años, debido a la crisis económica global y el desempleo. Sin saberlo, los adultos pueden perpetrar esta personalidad inestable, al hacerles ver el “privilegio” en el que viven.

Debido a su complejidad, puede generar conflictos relacionales en el hogar y fuera de este. La inestabilidad emocional en adolescentes está referida dentro del grupo B de los trastornos de la personalidad, específicamente los dramáticos-emocionales, y es la más común de todo el espectro. 

La ayuda de un especialista en salud mental del adolescente puede ayudar muchísimo a contrarrestar los efectos de la inseguridad emocional de dicho trastorno límite de la personalidad, ya que al no ser tratada a tiempo, puede desembocar en conductas conflictivas, suicidas o autolesivas. 

Las 3 causas de la inestabilidad emocional en los adolescentes

Un estudio aplicado en Suiza en 2013, demostró que se puede ayudar a mejorar la estabilidad emocional y meticulosidad de los adolescentes cuando se les permite ser más auténticos, tomar decisiones por cuenta propia y que entiendan lo que se espera de ellos.

Estas nociones de acuerdo a la misma investigación, a la larga, le ayudarán a ganar más confianza en sí mismos y por ende; a desarrollar una personalidad más fuerte, a experimentar un estado de ánimo optimista y vital. Es decir, a lograr ser emocionalmente fuerte en su camino a la adultez.

A menudo, la inestabilidad emocional en adolescentes, al no entenderse los cambios entre los distintos tipos de estados de ánimo o al percibirse como una tristeza sin motivo, suele confundirse con ser una persona enamoradiza o con una conducta normal para la etapa de pubertad.

Sin embargo, si bien no existe una regla exacta que determine la razón por la cual se origina este trastorno emocional, es muy probable que sea la consecuencia de alguna de las siguientes tres circunstancias que veremos a continuación, según la sintomatología clínica:

  1. Genética: la inestabilidad emocional en adolescentes puede ser producto de la herencia familiar, de acuerdo a las investigaciones científicas, pues se sabe que hay rasgos neuróticos que pueden provenir de los padres.
  2. Contexto de vida: el entorno puede jugar un papel fundamental en el desarrollo del trastorno de inestabilidad emocional. El lugar donde nos hemos criado, la relación con nuestros familiares, marcan profundamente nuestra psique.
  3. Características propias del cerebro: algunas personas pueden ser más propensas que otras a desarrollar trastorno de inestabilidad emocional, debido a las características anatómicas cerebrales.

Relación entre la inestabilidad emocional en adolescentes y la depresión

De acuerdo a las investigaciones sobre inestabilidad emocional en adolescentes llevadas a cabo por los investigadores Generós Ortet y Manuel Ignacio Ibañez, dan cuenta de la estrecha relación que existe entre este trastorno y la depresión en los jóvenes.

Para obtener tales resultados sobre la inestabilidad emocional en adolescentes, los profesores contaron con la participación de casi mil adolescentes pertenecientes a dos escuelas secundarias, además de los datos estadísticos de 3.000 universitarios, que fueron aportados por cuatro países distintos.

Al estudiar sobre las causas de dicha patología y tras revisar las variables psicológicas y sociales, ambos académicos de la Universitat Jaume I, encontraron que la misma es parte de las consecuencias de la inestabilidad emocional y el desarrollo de una personalidad neurótica.

¿Cómo ayudar a niños o adolescentes con inestabilidad emocional?

Uno de los escenarios más comunes cuando existe inestabilidad emocional en niños o adolescentes, es la incomprensión por parte de los padres o adultos a cargo, lo que puede llevar a generar un cuadro de represión o ensimismamiento en el paciente. ¿Entonces cómo actuar?

Para ayudar ante un proceso de inestabilidad emocional en adolescentes o chicos, debe entablarse una comunicación fluida. Escucharles sin juzgarlos es esencial para que se animen a contar cómo se sienten, aunque no se esté de acuerdo con sus percepciones. 

Permanecer calmados no se trata de ser personas débiles emocionalmente, sino de saber no ceder ante la ira, para prestar más atención a lo que el joven relata. Una vez digerido lo que sientes, y tras meditarlo lo suficiente, entonces date la oportunidad de expresarte, sin caer en reclamos.

Ante una situación de inestabilidad emocional en adolescentes, se requiere que los adultos a cargo se mantengan firmes, con el fin de establecer límites con tranquilidad, sin imposiciones que solo pueden agravar la situación. La idea es imponer un castigo que se pueda cumplir, y que no reste autoridad.

¿Cómo lograrlo? Mediante la comunicación asertiva. Los padres o representantes deben mostrarse interesados por sus hijos, independientemente de su edad. Preguntarles cómo ha estado el colegio o las actividades extraescolares, por sus aficiones y sus amistades.

Estemos o no delante de un caso de inestabilidad emocional en adolescentes, no da pie a imponer nuestro propio criterio, porque ello implica empujarlos a desarrollar inseguridades y rechazo. No escucharlos y dejarlos actuar por su cuenta, es también una manera de empujarlos al sufrimiento. 

La forma más adecuada para ayudarlos a mejorar la estabilidad emocional es respetando sus derechos y los nuestros, y estableciendo una comunicación abierta, en la que se sientan cómodos de preguntar o exponer sus dudas, en donde se pueda debatir, y según sea el caso; negociar.

Claro está que eres su progenitor, así que no intentes hacerte pasar por un amigo, porque ese no es tu rol en su historia de vida. Un padre o madre es un modelo de referencia para sus hijos, y por tanto; eres la persona en la que se apoyaría en caso de requerir ayuda.

Y ya que hablamos de esto último, cuidad de no caer en la sobreprotección, que lejos de ayudar, puede ser un arma muy dañina para el desarrollo emocional de niños y jóvenes. Dejadles experimentar el mundo por sí mismos, porque bajo vuestra ala nunca crecerán.

¿Quieres facilitarles las cosas? Entonces valora positivamente lo que hacen bien, para que puedan reforzar la buena conducta. De esta manera, estarás ayudando a hacerlos desarrollar una mayor seguridad en sí mismos, lo que fomentará la formación de una autoestima sana.

¿Se puede enseñar a un niño a expresar sus emociones?

Por supuesto. De hecho, la base de una relación familiar sana y el desarrollo  de una personalidad con alta autoestima, comienza justamente por la educación emocional desde el hogar. Todo padre o cuidador tiene la responsabilidad de enseñarles a expresar lo que sienten.

La inestabilidad emocional en adolescentes no solamente es tratable a nivel terapéutico, sino que puede evitarse. Como bien hemos visto en el Campamento de emociones para niños, los pequeños de la casa deben recibir una educación que les permita decir lo que sienten, sin temor.

Porque cuando la inestabilidad emocional en niños no es tratada debidamente, terminarán por arrastrarla a la pubertad, y posteriormente a la adultez. Y ya sabemos que a partir de allí, se puede generar un círculo que se perpetúe por generaciones enteras, cuando no hay apoyo terapéutico.

Los padres deben enseñarles a niños y jóvenes a relacionar lo que sienten con los hechos ocurridos, y también a expresar las emociones sin temor a ser calificados por ello. Porque para poder vivir una vida más feliz, es necesario reconocer qué, cómo nos sentimos y las causas que ocasionaron la situación.

Evidentemente, esto solo es posible en la medida en la que los mismos adultos cuidadores sean capaces de hacer lo mismo: conocer sus emociones y nombrarlas: tristeza, alegría, ira, pena… Cuando conocemos lo que sentimos y somos capaces de llamarlas por su nombre, podemos expresarlas mejor.

Los chicos que sean educados bajo esta formación en emociones, sin hacer juicios sobre lo que la otra persona pueda estar sintiendo, podrán ser capaces de canalizarlas de una mejor manera que aquellos que no. De esta manera, crecerán sin sentirse frustrados cuando el enfado o la tristeza los embargue.

infografia inestabilidad emocional en adolescentes ieie

Infografía sobre la inestabilidad emocional en adolescentes

Recomendaciones sobre la inestabilidad emocional en adolescentes

Tanto la inestabilidad emocional en adolescentes, como cualquier otro tema sobre salud mental, dan cuenta de lo valioso que es aprender a sentir y reconocer lo que sentimos, pero también de darnos el tiempo suficiente como para que todo se diluya. Por esta razón la formación en Inteligencia Emocional es muy importante y enseñarselo a los chicos es un regalo de amor.

En el Campamento de emociones, nos enfocamos en trabajar no solo en la inestabilidad emocional en adolescentes y niños que no han recibido de sus padres o mayores las herramientas necesarias para una mejor gestión interior, sino en enseñar a todos los que no han pasado por algo similar, para que con estos conocimientos tengan las herramientas necesarias para mejorar su relación con ellos mismos y las demás personas.

Queremos brindarle una guía a los padres sobre cómo actuar de manera asertiva, pero sobre todo; que entiendan la importancia que tiene practicar el autoconocimiento desde edades tempranas. Si queremos cambiar el mundo, debemos atrevernos a trabajar en nuestras emociones.

¿Te atreverías a regalarle un mejor futuro a tus chicos?