Dra. Estrella Flores-Carretero.

Hacer amigos en el trabajo es una de las cosas más comunes que todos practicamos. Sí, sabemos lo que significa ser compañeros de trabajo, y que ello no implica realmente crear una relación de amistad. Sin embargo, como persona sociable que somos, es inevitable que esto a veces ocurra. 

Si bien encontrar amigos en el trabajo —dependiente de la personalidad y ambiente laboral— puede ser una tarea m s fácil para unos que para otros, es importante generar lazos estrechos con quienes compartimos durante tanto tiempo, pues hacer amistades nuevas es un proceso enriquecedor. 

Siempre he pensado que todo individuo que se considere a sí mismo un buen trabajador, indudablemente va a poder hacer amigos en el trabajo. Así sea una sola amistad, pues más allá de la cifra, en realidad lo que verdaderamente pesará al final va a ser la calidad de la relación establecida. 

¿Será compatible lo laboral con lo personal? Si estáis comenzando en un nuevo puesto y estáis conociendo a vuestros compañeros de trabajo, o si ya tenéis un tiempo en la empresa y deseáis tener amigos, entonces os invito a leer este pequeño pero sustancioso artículo al respecto.

hacer amigos en el trabajo ieie

10 Estrategias para hacer amigos en el trabajo y mejorar la colaboración

¿Cuál es la razón de hacer amigos en el trabajo?

Tener amistades nos ayuda a ser más felices, a mirar las situaciones conflictivas desde otro ángulo, ayuda a que nuestro cerebro se mantenga saludable gracias a los efectos positivos que tiene sobre la memoria, lo que previene el Alzheimer, y mejora nuestra condición cardiovascular. 

Más allá de lo que significa ser compañeros, hay veces en la vida en las que nos topamos con personas con las que vale la pena entablar una amistad fuera de la oficina. De hecho, a nadie debería extrañarle poder hacer amigos en el trabajo; después de todo, estamos más tiempo en el trabajo que en casa.

Ciertamente, muchas personas suelen repetir que han ido a trabajar, no a hacer amigos en el trabajo, pero esta puede ser una visión un tanto errada de la realidad, pues sería injusto aplicarlo en todos los ambientes laborales. Por mucho que estemos allí por un oficio o profesión, también somos humanos.

De hecho, más que hacer amigos en el trabajo, hay quienes logran fundar empresas entre amistades, y con éxito remarcable. ¿Cuál es la clave? Sin lugar a dudas, bien sea que se conozcan en la misma empresa o que establezcan juntos un emprendimiento, el punto está en pautar límites claros.

La camaradería entre compañeros, la buena tertulia, siempre hará que hasta la crisis más difícil sea más llevadera, pero solamente quienes logren generar un cierto equilibrio entre cuándo es el momento serio y cuándo podemos distendernos un poco sin perder el foco, son quienes han entendido todo.

¿Cuál es la ventaja de hacer amigos en el trabajo?

Con honestidad os digo que hacer amigos en el trabajo no es difícil. El reto está, como ya os dije, en no irse a los extremos. A mí me gusta pensar que tiene su lado positivo, siempre y cuando los involucrados sean conscientes que lo primordial es usar esa energía para sacar adelante los proyectos.

Cuando las personas son capaces de encontrar amigos en el trabajo, la comunicación puede ser mucho más fluida, pues los grupos sociales tienden a generar su propio lenguaje; pero además de ello, se fortalece la confianza, pues no es lo mismo pedirle ayuda a un amigo que a un compañero.

Incluso, hay quienes logran establecer parejas sentimentales en el trabajo. Buena parte de los noviazgos nacen en las oficinas, aunque suele convenir que es mejor mantener al margen de todo estas relaciones, si queremos que lo personal y lo laboral no se vea envuelto en un conflicto de intereses.

Hacer amigos en el trabajo también nos ayuda a disminuir los niveles de estrés y ansiedad. Se sabe que el periodo que dura la capacidad de atención de nuestro cerebro, va desde los 90 hasta los 110 minutos; después es recomendable parar para que se active la red neuronal por defecto (RND).

¿Y qué ganamos con ello? Es muy sencillo: la RND es la responsable de generar empatía y creatividad, pero también es responsable de la memoria y la proyección a futuro, así que esos momentos de descanso y conversación con nuestros allegados en el trabajo, nos ayudan a darle sentido a las cosas.

¿Por qué cuesta hacer amigos en el trabajo?

No obstante, a veces es difícil hacer amigos en el trabajo por diversos factores como la timidez propia, por cómo se desenvuelven las actividades en el puesto en el que estamos, o porque sencillamente las relaciones laborales no se dan nada bien en la empresa, lo cual es una advertencia bastante clara.

Hacer amigos en el trabajo puede ser muy beneficioso para nuestra salud. Sin embargo, después de la pandemia está comenzando a preocupar que el comportamiento post pandemia tiene una condicionante en el caso de algunas personas con trabajo mixto: a muchos les cuesta interactuar presencialmente.

Es comprensible que a las personas tímidas se les haga difícil entablar una charla casual, y que en el caso extremo de las personas con fobia social, puede ser una verdadera pesadilla. En ambos casos pero especialmente con el último, un especialista en salud mental podría marcar una gran diferencia. 

No, no es lo mismo una conversación cara a cara, que un chat. A pesar del maravilloso sueldo que podamos estar devengando, si las personas no somos capaces de generar interacciones positivas en la oficina o encontrar amigos en el trabajo, la jornada laboral se nos puede volver un verdadero infierno.

10 estrategias para hacer amigos en el trabajo

En el caso de que seas de esas personas a las que se les hace un poco difícil encontrar amigos en el trabajo por tu timidez, o si acabas de empezar en un nuevo puesto laboral y deseas conectar con tus compañeros, entonces presta atención a estas sencillas recomendaciones:

Interésate por conocer a tus compañeros de trabajo

¿A quién no le gusta contar aunque sea un detalle mínimo de sí? Una de las formas más eficaces para hacer amigos en el trabajo es aprovechar cualquier ocasión para hablar de gustos personales. En este caso, es importante que puedas escuchar a los compañeros cuando hablan sobre sí mismos.

Digo esto porque existen personas que solo saben hablar de sí mismas, que toda conversación iniciada por otro la desvían hacia ellos. Para hacer amigos en el trabajo, así como en la vida misma, hay que mostrar interés genuino por los demás al encontrar gustos comunes. Solo así lograrás ganar su confianza. 

Sé amable como el buen trabajador que eres

Pero la confianza no nace solamente de descubrir que os gustan los mismos estilos musicales o que compartís opiniones similares. Para hacer amigos en el trabajo debemos comenzar por practicar un comportamiento bastante simple: la amabilidad y el respeto por los demás.

Ya os he comentado anteriormente sobre la importancia de tener amigos, pero este tema no tiene que ver solo con hacer nuevas amistades. Es lamentable que en algunas culturas corporativas se haya perdido el mínimo de cortesía al saludar, como dar los buenos días, desear un feliz fin de semana. 

Anima y ayuda a las personas a hacer un buen trabajo

Uno de los principios esenciales para hacer amigos en el trabajo, es mostrar siempre una actitud sincera y humilde cuando se trata de ayudar a los demás, pero también  reconocer los logros particulares,  motivarlos a ponerle ganas a un proyecto. Esa es, de hecho, la actitud de un buen líder.

Es verdad que para que haya un buen trabajo en las empresas, se requiere que exista una sana competitividad, en donde se impulsen mutuamente para mejorar la productividad individual. Eso sí que es parte de las cosas que hacer con amigos y compañeros de labores. 

relacion de amistad en el trabajo ieie

Una relación de amistad en el trabajo

Evita hacer comentarios negativos de otras personas

Los chismes, las habladurías de pasillo no te van a ayudar a encontrar amigos en el trabajo, ni a hacer amistades nuevas a donde quiera que vayas. Puede que te encuentres con personas con esa actitud; lo mejor es tratarlas cortésmente, sin mayores pretensiones de establecer relaciones. No lo vale.

Piensa lo siguiente: si habla mal contigo de sus amigos,  y compañeros  de labores, ¿qué te hace pensar que no hará lo mismo de ti, apenas te des la vuelta? Pensar que no, sería bastante ingenuo de tu parte. Lo que sí hablarán por ti serán tus acciones, tu eficiencia. Deja que eso diga más.

Ten detalles especiales con ellos, como cualquier persona sociable

Los pequeños detalles siempre dicen muchísimo más de lo que creemos, tanto en alguna conversación con amigos, como en aquellas en las que intentamos hacer nuevas amistades. Un café, galletitas o una simple plantita decorativa son muy válidos para darle mejor aspecto a la oficina donde todos comparten.

Esas cositas simples te ayudarán a mostrarte como una persona abierta y dispuesta a hacer amigos en el trabajo, además del apoyo y la solidaridad en situaciones en las que algún compañero requiera un apoyo extra. Todo ello suma, y muchísimo. Anímate a mostrar tu empatía desde el principio.

Conversa con todos para generar una relación de amistad

Es normal que no coincidamos con todas las personas, y que busquemos tener amigos con gustos e ideas afines a las nuestras, pero para poder saber con quiénes, es necesario que te dediques a conocer un poquito a quienes hacen equipo de trabajo contigo. Incluso, de eso puedes darte cuenta en plena faena.

Creo que los almuerzos y la hora del café son momentos importantes para la productividad, pero ya que estáis buscando hacer amigos en el trabajo, siempre es normal compartir algunas inquietudes a lo largo del día. Permítete ser alguien más humano, vulnerable, y conectar con quienes te rodean.

Muestra siempre tu agradecimiento

En el trabajo, como en la vida misma, es perfectamente normal que en cualquier momento necesitemos de la mano de alguien más. Y es mucho más especial cuando esa persona ni siquiera tiene que pedirlo, porque hemos visto que le está costando. Allí es donde entra la importancia de tener amigos.

A las personas nos gusta que se nos reconozca el esfuerzo que hacemos, pero también debemos recordar que debemos ser agradecidos por las oportunidades recibidas, por las ayudas que nos han brindado. Esa actitud te ayudará a hacer amigos en el trabajo muy fácilmente.

Trata a las personas como te gusta que te traten a ti

El respeto es fundamental tanto para hacer amigos en el trabajo, como para generar una buena relación con nuestros compañeros de labores, aunque la misma no pase más allá de un trato cordial en la oficina. Los abusos de poder, las palabras altisonantes, pueden enturbiar el panorama.

Para que pueda existir una genuina charla con quienes trabajan contigo, y conectar con ellos como si se tratara de una conversación con amigos que se conocen de otros ámbitos, es muy importante establecer una comunicación asertiva, en la que siempre se puedan entender las demandas y necesidades.

Por supuesto, incluso con quienes no tengas una relación fuera de la oficina, deberás practicar una comunicación asertiva, a fin de evitar malos entendidos y problemas que pueden afectar el logro de objetivos, pero también la cordialidad y el buen ambiente laboral. Por ello: trata como quieres ser tratado.

Ofrece tu ayuda sin que te lo pidan

Hacer amigos en el trabajo va más allá de compartir aficiones, pues como en nuestra cotidianidad, también necesitamos conectar con las personas desde nuestra vulnerabilidad, y qué mejor manera de hacerle ver a otros que vas a estar allí cuando las cosas se pongan difíciles que mostrando tu ayuda sincera.

Las personas cuando buscamos hacer amigos en el trabajo, pero amigos de verdad, lo hacemos pensando que queremos a esa persona en nuestra vida, porque nos aporta cosas positivas, porque podemos aprender de ella, porque en ella encontraremos un apoyo, y que nosotros podremos brindarle lo mismo.

Cuando somos solidarios, cuando somos capaces de tender una mano a quien requiere ayuda, estamos dejando ver nuestro lado más humano, ese que nos hace ver a las personas por cómo son. Por supuesto, siempre debemos tener en cuenta nuestros límites. Tampoco es bueno echarle la soga al cuello.

Ve de fiesta con tu equipo

Una de las cosas que hacer con amigos de la oficina son las celebraciones. No hace falta esperar las fiestas navideñas corporativas o los eventos especiales de la empresa. ¿A quién no le apetece, de vez en cuando, salir un viernes por la tarde a tomar algo con los compañeros de trabajo?

Incluso, siempre propongo que cuando existan logros importantes de un equipo de trabajo, es bueno que acordéis disfrutar vuestro momento de triunfo, porque os lo habéis ganado a pulso. Esa es una muy buena fórmula para saber cómo son las personas fuera de las cuatro paredes de la oficina. 

Ni siquiera necesitáis iros de parranda hasta el amanecer: un café después de salir, los espacios de la merienda durante la semana. Creo que todos esos espacios suman, y pueden nutrirnos de información sobre las personas que nos rodean durante tantas horas de trabajo. Así que date la oportunidad.

infografia hacer amigos en el trabajo ieie

Infografía sobre hacer amigos en el trabajo

Recomendaciones sobre cómo hacer amigos en el trabajo y aumentar la productividad

Una relación de amistad nacida en una oficina, puede ser una gran experiencia de vida, un buen compañero que te conocerá en tus momentos buenos y los no tan buenos, y que justamente ha aceptado estar presente en tu vida, porque ya ambos conocéis vuestras reacciones particulares en momentos de crisis.

Es evidente que para poder entablar una relación de amigos con quienes llegaron a tu vida siendo solo compañeros de oficina o simples socios comerciales, debe haber un establecimiento de límites, para que un lado no se vea afectado por el otro. Es difícil, pero sumamente necesario.

Por supuesto, no hay que perder de vista que no siempre se pueden hacer amigos en el trabajo, que no todas las personas con las que trabajamos vamos a congeniar, que hay otros que nos van a caer bien, pero que si alguno cambia de empresa, es muy probable que no os volváis a ver.

Yo quisiera aprovechar la ocasión para invitaros al Mastermind Latino, un evento pensado justamente para crear conexión con otros emprendedores y líderes empresariales del mundo hispano, de quienes tendréis la oportunidad de conocer de primera mano sus estrategias y anécdotas.

De nuestros encuentros anteriores han nacido grandes amistades, las cuales han estrechado lazos que luego se han concretado en la creación de negocios como socios. Particularmente, considero que es una oportunidad única, que no podéis dejar pasar, si en verdad deseas crear un buen networking.

Decía Henry Ford que «Un negocio que no hace nada más que dinero es un negocio pobre». Por supuesto, se refería a la innovación empresarial, pero creo que hoy podríamos añadir el componente de la cultura organizacional y las nutritivas relaciones que pueden surgir de todo ello.