Según los especialistas en psiquiatría, al menos un 9% de la población mundial sufre algún tipo de fobia.

Y es que los nervios pueden apoderarse de nosotros bajo ciertos contextos que en el pasado han sido traumáticos para nosotros. No es algo de qué alarmarse.

Sin embargo, cuando estos temores afectan nuestras interacciones sociales hasta el punto de hacernos evitarlas, estamos hablando de algo más serio: un trastorno de ansiedad social o fobia social.

Tabla de contenidos

 

Fobia social: qué es, causas y síntomas

Fobia social: qué es, causas y síntomas

Qué es el trastorno de ansiedad social

Es un trastorno crónico de ansiedad que se caracteriza por una gran dificultad para entablar la más mínima interacción con otros. Quienes la padecen ven seriamente afectada su vida diaria.

De acuerdo al Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5), la ansiedad social es:

Miedo o ansiedad intensa en una o más situaciones sociales en las que el individuo está expuesto al posible examen por parte de otras personas (…) El miedo, la ansiedad o la evitación es persistente, y dura típicamente seis o más meses. (p. 132)

Aunque bien existen personas que por naturaleza pueden ser algo tímidas en su trato con otros al inicio de una amistad o conversación, no es el caso de quienes padecen este miedo irracional.

Causas

Al igual que la gran mayoría de los trastornos mentales, el origen de la fobia social puede ser determinado por la confluencia de factores biológicos o externos a la persona. Algunos de ellos pueden ser:

Herencia genética

El trastorno de ansiedad social puede ser parte de la herencia genética de una persona. En este caso, estudiar la conducta de sus ancestros puede ser clave, aunque no determinante.

La amígdala cerebral

Se sabe que los pacientes que demuestran una hiperactividad en el núcleo neuronal del sistema límbico pueden padecer de ansiedad social, ya que su cerebro solo sabe responder de forma exagerada ante situaciones que le generan miedo.

El contexto social

La ansiedad social también puede ser una conducta aprendida, producto de alguna experiencia negativa, generalmente experimentada en los primeros años de vida del niño o en alguna situación traumática y bochornosa para la persona adulta, que no haya podido canalizar adecuadamente.

Es muy común que esta fobia sea desarrollada por niños con padres sobreprotectores.

Apariencia física o el padecimiento de otras enfermedades

Con frecuencia ocurre que, por ser una conducta aprendida, el individuo desarrolle un severo trastorno social a partir de alguna enfermedad o condición física que afecte su apariencia física.

 


Te recomendamos: 3 consejos para dejar de padecer trastornos de ansiedad


Fobia social: qué es, causas y síntomas

Conductas características de la fobia social

En general, las personas con esta fobia le temen a este tipo de hechos:

  • Temen comunicarse con otros, bien sea con amistades o grandes grupos de personas.
  • Muy probablemente se rehúsen a estar en lugares con grandes masas de personas.
  • Temen ser juzgados por la gente.
  • No quieren que los demás noten su ansiedad.
  • Preocupación obsesiva previa a cualquier evento social.
  • Creen que van a hacer el ridículo.
  • No quieren ser el centro de atención.
  • Tienen muy malas expectativas de su actuación social.

Síntomas físicos

Al estar frente a una situación que le genere ansiedad, las personas que sufren de este trastorno pueden sentir algunos de estos síntomas:

  • Ruborización facial.
  • Sudoración excesiva.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolores de cabeza
  • Malestar estomacal.
  • Tensión muscular.
  • Mucho frío o mucho calor, algo que contrasta notablemente con la temperatura ambiente del lugar en el que están.
  • Confusión mental.

Tipos de fobia social

Existen dos tipos de fobias sociales:

Generalizada

Temor constante a la evaluación negativa de los demás, en cualquier situación social.

Pueden evitar a toda costa:

  • Ir a una fiesta.
  • Ir a tiendas.
  • Entablar conversación con otros.
  • Salir a comer.
  • Conocer gente.
  • Ir a la escuela o a un trabajo de oficina.
  • Cualquier situación en la que esté presente otra persona.

 


Te recomendamos: Ansiedad en la relación


 

Específica

Aquel trastorno que se dispara solamente en situaciones muy concretas, tales como hablar en público o ingerir alimentos frente a terceros.

Ejemplo

En el siguiente video, veremos el caso de una persona cuya vida ha estado condicionada por este padecimiento.

En conclusión, es un trastorno que puede llegar a ser difícil de manejar, pero con determinación y ayuda profesional, puede ser controlado.