Dra. Estrella Flores-Carretero.

¿Quieres asegurar la estabilidad y crecimiento de tu empresa? En el panorama competitivo actual, construir una cultura empresarial sólida será esencial para ello.

Aplicando los elementos adecuados, puedes fomentar un entorno que promueva el alcance de tus objetivos. En este artículo, podrás explorar las distintas alternativas para diferenciar tu producto.

Según el portal Glassdoor, el 56% de los trabajadores consideran que encontrar empresas con una buena cultura empresarial, es más importante que el salario a la hora de tomar decisiones sobre qué empleo decantarse.

Por tanto, siguiendo los siguientes preceptos aumentarás tus posibilidades de ser líder en el sector y lograr un buen rendimiento financiero.

cultura empresarial ieie

4 tipos de cultura empresarial que puedes implantar en tu organización

¿Qué es la cultura empresarial?

La cultura empresarial es una red de significados compartidos que guía el comportamiento de los miembros en una organización y define qué es aceptable o no en ella. Dicho de otra forma, es todo aquello que determina la manera en la que una empresa actúa.

5 ejemplos de cultura empresarial

Cultura de innovación de Google

Es aquella en la que la organización valora y promueve activamente la creatividad, experimentación y generación de nuevas ideas en todos los niveles de la empresa. He aquí dos ejemplos sencillos:

  • Cultura organizacional de Nike: “El equipo diverso de Nike es la chispa que enciende nuestra imaginación e impulsa la innovación. Nos apasiona el potencial de las personas y creemos que todos deben tener las herramientas para alcanzar el suyo. Invertimos en nuestros empleados, inspirando las nuevas ideas, métodos y productos que hacen posible el futuro del deporte”
  • Cultura corporativa de Google: “Google presta especial atención a los inputs y a las fuentes de ideas de las personas que trabajan en la compañía. Google anima a sus trabajadores a estar constantemente atentos a lo que les rodea con el fin de convertir la realidad en ideas. Es imprescindible usar datos, nunca opiniones”

Cultura de aprendizaje de Microsoft

En este tipo de cultura se otorga una gran importancia al desarrollo continuo de conocimientos y competencias en todos sus empleados. Por lo tanto, se fomenta la búsqueda constante de nuevas formas de mejorar y crecer tanto a nivel individual como organizacional. Por ejemplo:

  • Cultura empresarial de Microsoft: Está basada en 5 preceptos: Mente abierta y respetuosa, dedicada a mejorar día a día; Disposición para asumir grandes retos y llevarlos hasta el final. Autocritica y compromiso con la superación personal.

Cultura de empoderamiento del banco BBVA

Una cultura corporativa de empoderamiento es aquella en la que la empresa fomenta la autonomía y responsabilidad de sus empleados, valorando el potencial individual y otorgándoles la confianza necesaria para liderar iniciativas en sus áreas. Aquí tienes un valioso ejemplo:

  • Cultura organizacional del BBVA: La cultura en BBVA es, en definitiva, una “oportunidad”. Es decir, que “todos los empleados tengan oportunidades de crecer, que haya igualdad, diversidad y que todo el mundo sume y que en esta familia quepa todo el mundo”.

Cultura de equipo de Ikea

Como indica su propio nombre, es aquella en la que la colaboración y el apoyo mutuo son valores fundamentales. Se fomenta la sinergia entre los empleados, la comunicación abierta. Comprueba este ejemplo ilustrativo:

  • Cultura empresarial de Ikea: “Nos involucramos, cuidamos, reconocemos y confiamos unos en otros con un espíritu de humildad, honestidad y respeto mutuo”

Según el artículo científico “Marketing y Talento humano” de la revista Ciencia Latina, uno de los garantes del éxito de la cultura corporativa pasa por vincular departamentos aparentemente muy diferentes en una toma de decisiones conjunta.

Cultura de adherencia de Bimbo

En este tipo de cultura, se da un alto valor al cumplimiento de las reglas y procedimientos, esperando que los trabajadores se ajusten fielmente. Si necesitas ejemplos te los muestro a continuación:

  • Una empresa farmacéutica implementa controles estrictos para garantizar que todos los medicamentos fabricados cumplan con las normas de seguridad y calidad.
  • Cultura organizacional de Bimbo: la venta de productos de alta calidad nutricional para el beneficio de sus consumidores, además de ser una empresa innovadora con un excelente ambiente

Es importante destacar que una cultura organizacional burocrática es esencial en ciertos sectores, como el alimentario, donde el cumplimiento de regulaciones es fundamental para asegurar la legalidad de las operaciones.

Los 3 pilares de la cultura corporativa

Valores

Son uno de los componentes que debes definir para concretar una buena cultura empresarial. Los valores determinan la concepción global de la organización establecida para alcanzar los objetivos.

Además de aspectos éticos como la participación, el respeto al medio ambiente o la colaboración, se incluyen ciertos principios profesionales o normativas que también orientan la acción corporativa y definen las relaciones entre sus miembros: la calidad o innovación constante.

Los principales responsables serán los encargados de difundir la filosofía y valores organizativos a través de un comportamiento coherente, seminarios, formación a nuevos empleados…

Misión

Es la encargada de recoger la promesa o propuesta de valor que la empresa desea trasmitir, los beneficios brindados a sus públicos más importantes. En definitiva, define el negocio y es una de las bases de la cultura empresarial: qué es y qué hace la compañía para lograr alcanzar su visión.

Por ejemplo, la misión de Google es: “Organizar la información mundial para que resulte universalmente accesible y útil”. Describe lo que haces y la razón por la que lo haces para acercarse a la visión a corto plazo.

Visión

Es una imagen compartida por los directivos sobre los objetivos de la organización. Recoge el futuro al que aspiran, hacia dónde se dirigen. Lo ideal es alcanzar un equilibrio entre la misión, la visión y lo que el entorno le permite y demanda hacer.

Por tanto, la visión te ayudará a posicionar tu negocio en el presente e ilustrará hacia dónde quieres ir en los próximos años. El propósito es guiarte junto con tu equipo, proporcionando una meta futura alentadora.

En este contexto, la visión de Starbucks es: “posicionarnos como el principal proveedor del mejor café del mundo mientras mantenemos nuestros principios intransigentes”.

cultura corporativa ieie

Cultura corporativa

Elementos de la cultura empresarial

Estructura organizativa

Una cultura corporativa de éxito depende en gran medida de una estructura organizativa bien pensada. Este sistema está diseñado para asignar funciones, deberes y responsabilidades, al tiempo que proporciona claridad y coherencia con los distintos propósitos.

Una jerarquía ordenada es aquella que permite una comunicación transparente y eficaz. Al esbozar la cadena de mando, el personal puede buscar rápidamente apoyo cuando lo necesite.

Pero, dependiendo de la cultura de una empresa existe una mayor o menor centralización de las decisiones, así como distintos niveles de autonomía a la hora de que un empleado ejerza sus funciones. No obstante, la figura de referencia de un líder siempre debe estar presente en cierta medida.

Comunicación

Incorporar la comunicación como parte esencial de una cultura empresarial es una necesidad para el éxito de la colaboración y la eficacia dentro de una organización.

Los canales de comunicación abierta permiten que la información se difunda fácilmente en todos los niveles de la empresa sin invertir demasiado tiempo, permitiendo instrucciones, comentarios y actualizaciones concisas.

Asimismo, dependiendo de la cultura de la empresa se puede apostar por líneas más o menos directas con cada empleado, e incluso por celebrar encuentros periódicos que fomenten un intercambio constructivo.

Simbología

La simbología desempeña un papel crucial en la cultura en empresas, ya que es una forma poderosa de comunicar, representar y reforzar la identidad empresarial.

Estos símbolos son elementos de la cultura empresarial visuales, gestuales, en forma de palabras o acciones que adquieren significado y representan algo más allá de su forma física. Por eso algunos ejemplos son: el logotipo, los colores, eslóganes, uniformes o los rituales.

Formación

Construir una cultura empresarial poderosa depende de la formación. Equipa al personal con la experiencia y las competencias necesarias para realizar su trabajo de forma competente.

Se trata de una instrucción fundamentada en conseguir que los empleados sepan lo que la organización espera de ellos y cómo lograr cumplir esas expectativas.

Estilo de liderazgo

El estilo de un líder es inmensamente importante en el desarrollo de la cultura en empresas. Marca la pauta de cómo interactúan los directivos con su personal y tiene un gran impacto en las actitudes de los trabajadores.

Así es como una actitud cooperativa y alentadora desde arriba, con líderes democráticos, puede cultivar una atmósfera agradable en la que todos se sientan apreciados para dar lo mejor de sí mismos.

Por el contrario, un estilo autocrático o de microgestión deriva en un entorno asfixiante e inhibe el crecimiento. Es esencial seleccionar un liderazgo que se ajuste a los valores, así como al resto de los pilares de una cultura empresarial.

El estilo de liderazgo transformacional, por ejemplo, hace hincapié en la capacidad para estimular a los empleados para que vayan más allá. Esta técnica promueve la originalidad, crea una visión compartida y fomenta la mejora personal más alla de la profesional.

El estilo transaccional, sin embargo, se centra más en objetivos claros, recompensas y repercusiones. Aunque puede ser útil en determinados escenarios, los mandos deben evaluar sus puntos fuertes y débiles para ir adaptando su liderazgo en consecuencia.

Los 4 tipos de cultura empresarial

Cultura orientada al poder

El objetivo principal es mejorar su posición respecto de las demás empresas del sector, por eso basa la cultura corporativa en la competitividad.

Es una cultura muy individualista, en la que el empleado es visto meramente como el prestador de un servicio. Por eso su principal deficiencia es la formación de equipos eficientes.

Cultura orientada a las normas

El núcleo fundamental de una cultura empresarial burocrática reside en asegurar la estabilidad y protección de la organización. Para lograrlo, se implementan políticas internas estrictas que deben ser acatadas de manera obligatoria.

De esta manera, se concede mayor importancia de la habitual a los protocolos para garantizar un funcionamiento adecuado, de modo que cada empleado tiene asignadas responsabilidades específicas. Así que supone un entorno complicado para que surja la creatividad.

Cultura orientada a las personas

¿Cuáles son las características de esta cultura empresarial? Estas organizaciones se centran especialmente en el bienestar de sus colaboradores, su principal objetivo es ofrecerles un medio de vida sostenible y roles asignados de acuerdo con sus preferencias personales.

Hoy en día, numerosas empresas han optado por cuidar a los empleados porque los ven como algo más que simples proveedores, como prescriptores clave de la marca que decidirán quedarse.

Cultura orientada a los resultados

La meta principal es lograr la eficiencia y la mejora de los procedimientos; asimismo, se priorizan los objetivos a corto plazo, promoviendo la optimización de recursos, tanto materiales como humanos.

En esta cultura en empresas, las estructuras organizativas se adaptan según los proyectos en curso, destacando la importancia de la rapidez de adaptación. Por ello, los empleados se mantienen en constante formación. Destacan especialmente estos tres ejemplos:

  • Cultura empresarial de Mercadona: cultura basada en el esfuerzo, la estabilidad, los incentivos por méritos y la persecución de un objetivo común: la satisfacción del cliente.
  • Cultura empresarial de Carrefour: estilo organizacional comercial que se orienta a lograr resultados. El ambiente motiva a los colaboradores a cumplir sus metas y seguir mejorando.
  • La cultura empresarial centrada en el cliente de Amazon se caracteriza por cuatro ingredientes clave: orgullo por la excelencia operativa, obsesión por los clientes, pensamiento a largo plazo y entusiasmo por inventar.

¿Cuál es la importancia de la cultura corporativa?

Al establecer y mantener los valores, las normas y los comportamientos que crean una atmósfera unificada, los líderes pueden fomentar un entorno de trabajo positivo atrayendo a los mejores talentos.

Una atmósfera como esta proporciona la motivación y la satisfacción laboral necesarias para impulsar el rendimiento. Además, una cultura empresarial bien definida refuerza la imagen pública de la organización, ayudándola a destacar en un mercado competitivo.

Por todo esto, crear una cultura corporativa sólida no es sólo un complemento deseable, sino una necesidad estratégica. Al marcar la pauta de la forma en que los empleados interactúan entre sí y enfocan el trabajo, la empresa puede estar segura de ir encaminada hacia sus objetivos.

Los 5 beneficios de desarrollar los pilares de la cultura empresarial

Identidad de marca y cohesión

Las empresas deben esforzarse por comunicar y reforzar su identidad de marca, aquello que les caracteriza, tanto interna como externamente para crear una presencia reconocible en el mercado.

Cuando los empleados representan coherentemente la marca a través de sus interacciones con clientes, proveedores y otras partes interesadas, se proyecta una imagen tan profesional como unificada.

Mejora de la productividad

El aumento de la productividad es una ventaja clave. Fomentando el diálogo abierto dentro de tu organización puedes generar una dinámica en la que los empleados se sienten cómodos expresando sus ideas y preocupaciones.

Esto allana el camino para una mejor cooperación y resolución de los problemas, elementos esenciales para un buen rendimiento. Si quieres seguir mejorando tus resultados, también deberías incluir la formación profesional como parte de la cultura.

Adaptación al cambio

En el ámbito empresarial actual, que evoluciona con rapidez y constancia, las organizaciones que saben explorar el cambio están destinadas a prosperar. Adaptarse implica estar abierto a nuevas ideas, tecnologías y modelos de mercado.

Para ello, es necesario que la cultura corporativa sea lo bastante consistente como para establecer claramente los protocolos de actuación ante una posible crisis o alteración, sabiendo aprovechar la situación para seguir creciendo.

Las organizaciones inflexibles corren el riesgo de quedarse obsoletas y perder su ventaja competitiva. Adaptarse al cambio engendra asimismo una cultura de mejora constante, que insta a los empleados a buscar la innovación.

Buena reputación

La imagen corporativa hace referencia a la representación mental que se hacen las personas acerca de la empresa, atribuyéndole ciertos atributos y características según lo transmitido cuando interactúan con sus clientes.

De esta manera, la reputación corporativa es la valoración o juicio que se efectúa sobre dicha imagen por parte del conjunto de su público objetivo.

Por tanto, si la cultura organizacional no fomenta un ambiente positivo, los empleados no obtendrán la motivación necesaria para transmitir los valores corporativos cuando prestan un servicio, lo cual incidirá negativamente en la percepción del público y los objetivos.

Sostenibilidad

Para dar prioridad al bienestar de la organización, de su personal y del medio ambiente, deben adoptarse prácticas sostenibles. En la actualidad la concienciación ambiental no solo se exige en el ámbito personal sino también en el empresarial.

Si una empresa textil trabaja con materiales reciclados, dona parte de sus beneficios a activistas o apuesta por reducir sus emisiones eliminando cualquier resto de plástico, establece una cultura corporativa mediante la cual se relaciona a la empresa con el respeto y la innovación.

Las empresas no solo contribuyen a un futuro más verde, sino que pueden atraer a clientes concienciados y forjarse una reputación favorable que se perciba en el ambiente de trabajo cotidiano. Ética y cultura empresarial están estrechamente unidas.

Sin embargo, en una atmosfera diaria que sea desestimulante, el trabajador no se siente comprometido para esforzarse en pro a la sostenibilidad, porque no ha logrado desarrollar un sentimiento de pertenencia respecto a la empresa.

De ahí la importancia de difundir eficazmente los valores corporativos en todos los departamentos. Por último, ten en cuenta que la sostenibilidad abarca algo más que la conservación medioambiental, sino que también implica aspectos sociales como la equidad, diversidad e inclusión. Un buen ejemplo de ello es el siguiente:

  • Cultura empresarial del Corte Inglés: “Se basa en unos principios éticos, sostenibles y responsables hacia el cliente, los empleados, los proveedores, los accionistas, la sociedad y el medioambiente. Es un modelo de confianza mutua con todos nuestros grupos de interés”
Infografía cultura empresarial ieie

Infografía sobre los tipos de cultura empresarial

Recomendaciones sobre los diferentes tipos de cultura empresarial que puedes implementar en tu organización

Por tanto, la cultura empresarial es el alma que impulsa a las organizaciones hacia el éxito y la grandeza. Es el conjunto de valores, creencias y principios que guían cada decisión, alineando estas elecciones con el contexto cultural de una empresa.

Más que un simple concepto, es la fuerza invisible que moldea la identidad y define el propósito empresarial. Los beneficios de la cultura empresarial tienen que ver con crear un ambiente de trabajo excepcional, donde cada empleado se siente valorado.

Debes comprender que este elemento es el cimiento sobre el cual se construyen equipos unidos, capaces de superar obstáculos con determinación. Por ejemplo “Think Different” es la cultura empresarial que establece la exitosa corporación Apple.

Dicha filosofía de actuación destaca por impulsar la creatividad y la excelencia en el diseño. Este famoso lema refleja el enfoque único de la empresa hacia la resolución de problemas o la creación de productos revolucionarios.

¿Te gustaría seguir conociendo los componentes que debe integrar la cultura de tu negocio? Entonces debes informarte sobre el próximo Mastermind Latino celebrado por el IEIE.

Esta experiencia de inmersión empresarial está reservada a selectos ejecutivos de Hispanoamérica y España para consolidar tu negocio mientras contactas con personalidades influyentes en el sector ¿A qué estás esperando para apuntarte?