La rutina, si bien crea estructura y cronograma, en exceso puede ser letal para la creatividad y el buen desempeño en las organizaciones. Ante este panorama, las compañías siempre buscan tener a la mano técnicas motivacionales que le brinden a sus empleados esa energía necesaria para continuar e involucrarse con las propuestas y objetivos planteados.

La motivación de las personas es hoy parte de la estructura de las empresas

¿Qué es la motivación en el trabajo?

De acuerdo con los investigadores, Peña y Villón (2018):

La motivación laboral se puede entender como el resultado de la interrelación del individuo y el estímulo realizado por la organización con la finalidad de crear elementos que impulsen e incentiven al empleado a lograr un objetivo. Es la voluntad que caracteriza al individuo a través del esfuerzo propio a querer alcanzar las metas de la organización ajustado a la necesidad de satisfacer sus propias necesidades. (p.185)

Es decir, la motivación es ese impulso que nos lleva a buscar mejorar, cambiar… En fin, en un mundo donde hay que practicar la flexibilidad es una característica clave que destaca a las empresas líquidas y que les ayuda a sobrevivir al cambio constante, porque se mantienen la innovación tanto en los productos, como en la atención al cliente.

Importancia de la motivación laboral.

La motivación laboral es lo que le da dinámica y ambición de crecimiento al capital humano. Una encuesta publicada por Gallup afirma que, por ejemplo, en Estados Unidos al menos el 22% de los empleados tiene en claro cuál es la visión del liderazgo en la empresa en la que laboran, mientras que en otra investigación publicada por HBR y en la que participaron 1.2 millones de empleados pertenecientes a 22 organizaciones distintas, se llegó a la conclusión que el 90% de las compañías que impulsaron el desarrollo de las fortalezas de los empleados vieron resultados positivos en la gestión empresarial.

Las empresas ya no son lo mismo que hace 20 años atrás. Las personas no se guían por los mismos patrones, por lo que, aplicar técnicas gerenciales anticuadas pueden llevar a una empresa al quiebre. Por ende hay que:

Escuchar e implementar las medidas que impulsen el bienestar de los trabajadores.

El liderazgo siempre debe estar dispuesto a practicar la escucha activa. Para ello, deben propiciar que existan diversas vías de comunicación disponibles y la confianza como para que cada empleado se sienta libre y dispuesto a dar su opinión o aportar su visión sin temor a señalamientos.

El liderazgo motivador implica saber delegar sin hacer uso excesivo de la supervisión, valorar el trabajo de cada empleado y un profundo sentido de justicia e igualdad.

Involucrar a los empleados en la consecución de objetivos.

Los trabajadores que se sienten comprometidos con cumplir las metas de la empresa, desarrollan un profundo orgullo de pertenencia, lo que les impulsará a ser más responsables y autónomos con su trabajo.

La motivación de las personas es hoy parte de la estructura de las empresas

Permitir que los trabajadores se sigan formando.

La formación constante es esencial para crecer. Nadie quiere verse en el mismo puesto toda la vida, y en ello, la motivación juega un papel esencial, porque permite que los empleados avancen, se atrevan a ir tras nuevos retos, que se sientan útiles y activos a nivel profesional.

Brindar un salario emocional.

El buen trato conlleva a que las personas se impliquen con gusto en los diversos proyectos de la compañía para la que laboran. Para ello es necesario que cuenten con la tecnología adecuada para la labor que realizan, además de otros factores como tomar en consideración las necesidades personales de cada uno, porque se les reconoce individualmente como parte de la corporación.

Practicar la responsabilidad social corporativa.

La sociedad cada vez reclama más organizaciones conscientes, que promuevan el bienestar del colectivo y que se preocupen por el medioambiente, en pro de las personas en situación de vulnerabilidad, y permitir que los empleados colaboren en este tipo de actividades es fundamental para que se sientan más motivadas en aportar su granito de arena al mundo.

Impulsar un buen clima laboral.

El clima laboral es un elemento indispensable para el bienestar de los empleados, pues implica que bajo el contexto de la empresa para la que labora hay compañerismo, se siente valorada, celebra éxitos en equipo y se perciben los errores como una oportunidad de crecimiento.

La motivación de las personas es hoy parte de la estructura de las empresas

Brindar un salario que honre su labor.

Toda persona tiene derecho a una retribución justa por su trabajo, que le permita no solo cubrir sus necesidades básicas, sino planificar a futuro. Por lo tanto, este elemento también constituye una parte importante dentro de la motivación laboral.

Pensando en que la motivación es parte esencial dentro del éxito de un proyecto empresarial, ofrecemos en MasterMind Latino la oportunidad para que tanto líderes, como emprendedores y empleados que deseen crecer, obtengan de la mano de los líderes corporativos más destacados de Latinoamérica, las claves y el entrenamiento necesario en desarrollar técnicas de habilidades corporativas emocionales.

Después de todo, la motivación está en ello: en saber manejar las emociones, mejorar la autoestima e impulsar la felicidad.