Al comparar el liderazgo empresarial actual con lo que ocurría hace 30 años o más, es evidente que ha ocurrido un cambio de paradigma: atrás quedó la imagen del líder completamente seguro sí, incapaz de mostrar su vulnerabilidad al resto. Las emociones nos ayudan a conectar con las otras personas, por ende, un líder empático puede ayudar a unir a los equipos de trabajo y lograr que todos sus miembros salgan ganando en bienestar y productividad.

Cómo hacer de la vulnerabilidad la fortaleza de tu liderazgo

Cómo hacer de la vulnerabilidad la fortaleza de tu liderazgo

La vulnerabilidad no es una debilidad

Las razones para que un líder pueda mostrarse vulnerable son mucho más positivas de lo que pensamos. Esto no quiere decir que debamos ir llorando por los rincones o haciéndonos la víctima, al contrario; es demostrar nuestra capacidad de resiliencia, es reconocer que nos equivocamos pero que podemos rectificar, que podemos sentir miedo y que como cualquier persona, somos capaces de sentir emociones negativas por un fracaso o porque nos invade la incertidumbre ante los retos para conquistar metas.


Descarga nuestro ebook sobre inteligencia emocional en pdf

Ebook PDF sobre Inteligencia Emocional

De acuerdo a una investigación llevada a cabo por Catalyst en diversos países como México, Australia, China y Estados Unidos en la que participaron 1.512 empleados, se encontró que cuando un jefe o gerente demostraba un comportamiento altruista, la percepción de inclusión aumentó en promedio la percepción de innovación en más de un 40%.

El World Economic Forum reconoció hace poco que la debilidad es una de las más grandes fortalezas de los CEO en la actualidad, aunque esta actitud vaya en contra de lo que habitualmente se espera de ellos, sobre todo los que se desenvuelven en un clima laboral altamente tóxico.

Todas las personas somos capaces de sentir, la diferencia es que algunos saben gestionar emociones de manera efectiva, mientras que otras ni siquiera son conscientes de que no saben manejar la ira, frustración, tristeza, miedo; lo que les puede conducir a procesos de somatización que pueden prolongarse en el tiempo.

Ser vulnerable permite que un líder comunique su incomodidad ante un reto a su grupo de trabajo, pero que la colaboración de todos la situación podrá mejorar.

Pero para que la vulnerabilidad sea vista como una fortaleza del liderazgo y no como un prejuicio, es necesario:

Permite que los miembros de tu equipo de trabajo se expresen sin miedo

Esto quiere decir que un ambiente laboral sano debe brindar la suficiente seguridad psicológica como para que todos los integrantes del grupo se sientan abiertos a compartir sus reflexiones y sentimientos sin temor a represalias.

Los errores son maestros de vida que nos guían al éxito.

Comparte anécdotas personales

Ábrete a mostrarte tal cual eres sin miedo. Las personas, salvo ciertas situaciones íntimas, somos los mismos donde sea que vayamos. ¿Entonces por qué simular ser alguien que no somos?

La autenticidad es un valor admirado en el liderazgo, y ella nace de mostrarnos con nuestros defectos y virtudes. Nadie es perfecto.

Permítete compartir tus historias de vida con los demás, para que de esta manera también se identifiquen con quien eres y puedan conectar desde la empatía.

Cómo hacer de la vulnerabilidad la fortaleza de tu liderazgo

Sé comprensivo o comprensiva incluso en reuniones digitales

Descubrir los puntos flancos de otras personas debe conducirnos a tomar una actitud de comprensión en todos los aspectos y situaciones, aunque estemos o no compartiendo en una oficina.

Ahora con el teletrabajo, es común que se mezcle lo privado con lo laboral, y muchas veces somos testigos presenciales de los aspectos familiares de nuestros compañeros de trabajo.

Brindemos nuestro apoyo y comprensión siempre que sea necesario. Hagamos que cada miembro del equipo se sienta abrazado aunque sea de manera virtual.

Escucha desde la empatía y acepta críticas constructivas

Ser humilde es una actitud que nos llevará mucho más lejos de lo que pensamos, porque nos abre a escuchar para rectificar y entender al otro.

Acepta las críticas para mejorar, pero también apoya a los demás cuando necesiten tu ayuda. Esto último no quiere decir que no necesites apoyo en algún momento tú también, por eso; debemos aprender a expresar lo que sentimos para crear un ambiente de confianza que una más al equipo.

Cómo hacer de la vulnerabilidad la fortaleza de tu liderazgo

Es de valientes mostrar lo vulnerables que podemos llegar a ser. Se requiere valor para decirle a los demás que no tenemos todo bajo control, pero que a pesar de ello, nos sentimos con la suficiente autoconfianza para seguirles guiando, y que para ello necesitamos también del apoyo que cada uno pueda brindar.

Así que deja de esconder lo que consideras tus debilidades: tus emociones pueden empoderarte mucho más de lo que crees.