Cinco maneras efectivas de combatir el estrés laboral

Estrella Flores-Carretero

Aunque millones de personas alrededor del mundo laboran en puestos que no les gustan, también es enorme la cantidad de personas que terminan por aborrecer su empleo de ensueño. La carga se les hace pesada, y la pasión y el entusiasmo que les impulsaba al inicio tiende a desaparecer, y lo que comenzó como una aventura motivadora y excitante, termina convirtiéndose en la más terrible de las pesadillas.

De acuerdo a diversas muestras desarrolladas dentro del campo científico, se ha comprobado que, dependiendo de su intensidad y duración, el estrés como padecimiento es perjudicial tanto para nuestro estado físico como psíquico, ya que aumenta la producción hormonal de gluco-corticoides, responsables de mantenernos en alerta ante situaciones de peligro. Esto se traduce en una alteración contraproducente de los procesos manejados por el Sistema Nervioso Central, en donde se involucran no solamente nuestros estados emocionales, sino de aprendizajes y memoria, respectivamente.

Analizar con detenimiento lo que nos ocurre, es la clave para encontrar una solución eficaz. Te recomiendo que las escribas en papel para facilitar el proceso:

1. Describe e identifica. Pregúntate qué es lo que tanto te está molestando y posteriormente redacta un pequeño párrafo en donde explíques lo que ocurre, para que puedas determinar tu molestia exacta. Si te sirve como guía, cuestiónate como un periodista: qué, por qué, para qué, cómo, cuándo y dónde.

2. Una vez descrita la situación, escribe una serie de objetivos los cuales crees que de cumplirse, te ayudarían a solventar tu problema.

3. Posteriormente, redacta una lista con posibles soluciones, y luego determina cuáles puedes llevar a cabo, pero cuidado; ten en cuenta siempre que la idea es mejorar. No seas tan fuerte contigo en tu autocrítica.

4. Después de haber pensando en todas tus opciones y descartado unas cuantas, escoge cuál crees que te traería mejores resultados, y con la que sabes que puedes mejorar tu situación, siempre pensando en las posibles consecuencias que podría acarrearte.

5. Tómate un tiempo para cambiar de opinión, y pon en práctica lo que finalmente has decidido.

Si notas que con el pasar del tiempo tu situación no mejora, lo más recomendable es que busques asesoriamiento personal terapéutico.

Es normal encontrarse en momentos donde un llamado de transformación o de cambio de ruta son la alternativa ideal para continuar viviendo en salud. Aunque nos cueste admitirlo no siempre podremos cambiar la realidad, pero sí el lente bajo el cual miramos los hechos. Aprendamos entonces a reconocer cuando una situación nos hace daño, y leamos con conciencia las señales que nuestro cuerpo nos envía, porque un “no” a tiempo es un “sí” a nuestro bienestar físico y emocional.

NOSOTROS

IEIE se ocupa del emprendimiento en la educación. Diseña líneas de actuación para mejorar la formación en valores, con el fin de lograr una sociedad mejor y más comprometida.

Contacto

C/ Plaza del Conde Del Valle Suchil, 12, 28015, Madrid, España.

601 Brickell Key Dr, Suite 103, 33131, Miami, Florida, USA

top