Educar con inteligencia emocional debe ser el norte de toda familia, sin embargo; el entramado de relaciones humanas es muy complejo, y aunque siempre prevalecerán los lazos de consanguinidad entre sus miembros, en todos los hogares no existe un clima de comprensión o de seguridad emocional que es tan indispensable para el buen desarrollo psicológico de niños y jóvenes.

4 claves en inteligencia emocional para padres de familia

4 claves en inteligencia emocional para padres de familia

Importancia de la inteligencia emocional

Es en nuestra adultez y después de ver nuestra vida en perspectiva, cuando podemos analizar con más calma la relación con nuestros padres. Para algunos, es una historia amarga que no se atreven ni a recordar, un mal recuerdo que les perseguirá de por vida y que, si no se hacen conscientes de sus carencias afectivas, pueden terminar repitiendo los mismos patrones de conducta con sus propios hijos, lo que prolongaría la cadena de sufrimiento.

Sin embargo, cuando entendemos la relevancia de la inteligencia emocional y la responsabilidad que tenemos como adultos en crear una relación de entendimiento con los hijos o con cualquier niño que esté a nuestro cargo, se convierte en un bien incalculable. Formar a un ciudadano de bien, con valores y capaz de gestionar sus emociones es el mejor legado que un hogar puede brindarle al mundo. De hecho, se sabe que la inteligencia emocional es la clave del éxito profesional de muchos grandes empresarios.

Solo piensa por un momento qué distinto sería el rumbo de la historia de la humanidad si muchos de sus líderes hubieran sido niños educados en el amor y la comprensión de un hogar sano o lo valioso que, no es más que, saber generar relaciones humanas sanas y prósperas en nuestras vidas.

El autoconocimiento familiar

Toda persona debería por su propio bienestar hacer un profundo reconocimiento de aquellas emociones que no controlamos y nos reportan sufrimiento.

Todas las conductas son modificables y se puede tener otra perspectiva en la manera de interpretar la realidad. Tanto en nosotros mismos como en los demás. Los padres están enviando mensajes que configuran la realidad del niño y su futura personalidad, por ello debemos ser autocríticos en los juegos familiares.

Los niños son como esponjas y absorben constantemente, aprenden a reconocer sus emociones y drenarlas de manera efectiva gracias al ejemplo que ven en la familia a través de comunicación verbal y no verbal. De ello dependerá ser adultos seguros en sí mismos en su futuro.

Estas son algunas de las claves que debemos gestionar en casa y que estaremos ampliando en nuestro taller de inteligencia emocional para padres.

4 claves en inteligencia emocional para padres de familia

Empatía para entender a los niños y jóvenes

Todo padre y toda madre quiere lo mejor para sus hijos, solo que a veces no se hacen entender correctamente, lo que genera un choque de voluntades que puede desbocarse en especial, cuando tienen adolescentes en casa.

Todos alguna vez tuvimos la misma edad que el joven o el niño que convive en el hogar, sabemos que tienen muchas dudas. Algunos están pasando por el proceso de transición de la adolescencia y no comprenden muchas de las actitudes de sus padres.

Los gritos, los malos tratos solo pueden acentuar una pared emocional entre padres e hijos, ¿entonces por qué mejor no hablar? La empatía es la clave para que conversemos desde la claridad de nuestras emociones con los hijos, eso sí, siempre que sean adolescentes. De pequeño el pensamiento mágico es permanente en los niños, por lo que el límite es la seguridad y no deben darse explicaciones. Se puede ser empático y poner límites a los niños.

Hay que saber cómo piensa el niño en cada edad, y en función de cómo interpreta el mundo hay que enseñarle a gestionarlo.

Asertividad para resolver conflictos en el hogar

El respeto mutuo en el hogar es vital para crear relaciones sanas. No es cierto que el maltrato infantil sea la manera más efectiva de educar a un niño.

Los límites son necesarios para toda persona, pero las correcciones de comportamiento deben hacerse siempre que sean necesarias desde el amor y el respeto. Los niños y los jóvenes deben aprender a tolerar las frustraciones de manera efectiva, ya que no siempre obtendrán un en la vida, y con pataletas tampoco solucionarán nada.

Enseñar a los niños a mirar los hechos desde otra perspectiva

Además de aprender a ponernos en el lugar del otro, no hay nada mejor para superar un conflicto que mirarlo desde otro punto de vista, incluso, aprender a reírnos de las cosas malas que nos suceden.

Un niño o un joven capaz de reírse de sí mismo, será un adulto con alta autoestima y resiliencia, capaz de conectar con el otro desde la risa y no desde emociones más negativas como la ira o la tristeza.

4 claves en inteligencia emocional para padres de familia

En nuestro taller de inteligencia emocional para padres, te enseñaremos diferentes herramientas que te ayudarán a mejorar la relación con tus hijos. Tal vez tú no tuviste una buena relación con tus padres, quizás fuiste un adolescente incomprendido, pero eso no tiene que repetirse.

Partir de que no sabes o no estás segura de hacerlo bien es un buen comienzo, todos los padres actúan con buena intención, pero a veces no es la forma de enseñar más correcta a ser más inteligentes emocionalmente.